Tropas rusas trabajan en la expansión de la pista en un importante aeropuerto en la provincia costera siria de Latakia, un bastión del presidente Bashar Assad y su secta minoritaria, indicó el domingo un prominente grupo de monitoreo sirio.

El reporte se da a conocer en momentos de creciente preocupación por las autoridades estadounidenses por el incremento de la presencia militar rusa en Siria. El presidente Barack Obama dice que el incremento es un esfuerzo para apuntalar el gobierno de Assad.

Rusia, viejo partidario del gobierno sirio, niega estar tratando de fortalecer a Assad y aseguró que ha incrementado la actividad militar como parte de los esfuerzos internacionales para derrotar al grupo Estado Islámico, extremistas que ocupan grandes áreas en Siria e Irak.

The Associated Press reportó esta semana, citando a un exgeneral libanés con conocimiento de las fuerzas armadas sirias, que hay planes para construir una base militar en la ciudad costera de Jableh, más de 20 kilómetros al sur de la ciudad de Latakia. Es allí donde está ubicado el aeropuerto en expansión.

El aeropuerto, conocido por su viejo nombre de Hemeimeem, alberga ya una base militar y ha sido cañoneado por extremistas que avanzan en la zona rural de la provincia.

Es el segundo aeropuerto más importante bajo control del gobierno en Siria, luego del ubicado de Damasco. El aeropuerto fue rebautizado Basel al-Assad en honor al hermano del presidente, quien murió en un accidente automovilístico en 1994. De acuerdo con el portal de la Autoridad Siria de Aviación Civil, la pista del aeropuerto tiene ahora 2.800 metros (3.000 yardas) de largo y 45 metros (49 yardas) de ancho. Solamente tiene una terminal.

El jefe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdurrahman, dijo que los testigos, incluyendo funcionarios, afirmaron que la expansión busca garantizar que aviones más grandes puedan aterrizar en el aeropuerto.

"Eso podría significar que va a haber más suministros o que quieren convertirlo en un aeropuerto internacional", dijo Abdurrahman.

Los testigos comentaron al Observatorio que se permite acceso a la pista a funcionarios civiles o militares sirios. El Observatorio, con sede en Gran Bretaña, se apoya en una red de activistas y testigos en territorio sirio para reportes sobre la guerra civil, ahora en su quinto año. Más de 250.000 personas han muerto en la violencia y casi la mitad de la población preguerra de Siria de 23 millones ha sido desplazada de sus hogares. Unos 4 millones son refugiados en países vecinos.

Abdurrahman dijo que los aviones rusos llegaron en semanas recientes transportando equipo militar y centenares de asesores militares.