El Vaticano abrió temporalmente sus puertas a 50 internos de la cárcel Rebibbia de Roma.

Los prisioneros tuvieron un recorrido privado el domingo por los exhuberante jardines vaticanos y escucharon la bendición dominical del papa Francisco desde el esplendor de la Capilla Sixtina.

Vatican Radio citó al director de la cárcel, Stefano Ricca, diciendo que la visita fue emotiva para los reos.

Carmine, uno de ellos, dijo a Vatican Radio que los internos apreciaron la visita. Agregó que "en la sociedad, nos ven siempre de forma particular. Hoy fuimos tratados como personas importantes. Eso fue increíble para todos nosotros", agregó el prisionero.

El acercamiento a los prisioneros ha sido un rasgo característico del trabajo de Francisco. El abril pasado, durante el Jueves Santo, estuvo en la cárcel Rebibbia lavando los pies de decenas de internos en un ritual previo a la Pascua.