Tres reclusos murieron y cinco resultaron heridos durante desórdenes ocurridos en una prisión en Oklahoma, dijo el sábado un portavoz de la compañía propietaria que administra la instalación.

El personal de la Instalación Correccional Cimarron, en la localidad de Cushin, controló los desórdenes alrededor de las 4:40 de la tarde del sábado, dijo Steve Owen, de la empresa Corrections Corporation of America, con oficinas centrales en Nashville, Tennessee.

Owen señaló en un comunicado que el incidente duró unos 40 minutos y fue contenido en una unidad de reclusión.

Ningún miembro del personal resultó herido. Los internos heridos fueron llevados a hospitales. Se desconoce con que fueron heridos.

No se dieron a conocer de inmediato los nombres de los reclusos muertos y heridos.

Owen dijo que se ordenó el cierre absoluto de la cárcel y los presos fueron confinados en sus zonas de reclusión.

La instalación se ubica a unos 80 kilómetros (50 millas) al suroeste de Tulsa, en el Noreste de Oklahoma, y aloja a presos masculinos que necesitan mediana y máxima seguridad por contrato del Departamento de Correcciones de Oklahoma.

El incidente ocurrió en una sección de mediana seguridad de la cárcel, dijo a The Asociated Press la portavoz del Departamento de Correcciones, Terri Watkins. La prisión tiene unos 1.600 presos, agregó.

Owen señaló que el incidente continúa en investigación.

Corrections Corporation of America, una de las compañías de prisiones privadas más grandes del país, tiene contratos con varios estados y otras entidades para recluir a prisioneros.