La compañía que administró el servidor del correo electrónico privado de Hillary Rodham Clinton señaló que no tiene conocimiento de que el dispositivo hay sido "limpiado", lo que podría significar que los más de 30.000 correos que Clinton afirma que borró del mismo podrían ser recuperados, según un reporte en The Washington Post.

Clinton ha sostenido que la correspondencia personal enviada y recibida durante sus cuatro años como secretaria de Estado fueron borrados del servidor. Aproximadamente la misma cantidad de mensajes de correo electrónico pertenecientes a asuntos de gobierno ha sido entregada al Departamento de Estado, que los está revisando y publicando periódicamente por orden de una corte.

Borrar mensajes de correo electrónico no es lo mismo que limpiar un servidor. Los mensajes borrados a menudo pueden ser recuperados de un dispositivo que no ha sido "limpiado", lo que PC Magazine define como "una medida de seguridad cuando se vende, regala o retira una computadora. Una limpieza de archivo borra completamente los datos del disco duro".

Un vocero de Platte River Networks, la compañía con sede en Denver que ha administrado el sistema, dijo que la empresa no tiene información que indique que el servidor fue limpiado, reportó el Post el sábado en su sitio web. Platte River se encargó del dispositivo en junio de 2013, aproximadamente cuatro meses después de que Clinton dejó el Departamento de Estado, y lo entregó al FBI el mes pasado, reportó el periódico

"Toda la información que tenemos es que el servidor no fue limpiado", señaló el portavoz Andy Boian al diario.

Los senadores republicanos Chuck Grassley, presidente de la Comisión Judicial, y Ron Johnson, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional, dijeron el sábado que buscarán una revisión de los mensajes de correo electrónico borrados para ver si pueden ser recuperados, reportó The Washington Post.