Una madre de 24 años está bajo custodia el sábado después de que sus dos hijos pequeños fueron encontrados descalzos y sucios viviendo en una caja de madera en una caverna subterránea en el límite este de Kansas City, Missouri.

Brittany Mugrauer fue acusada la noche del viernes de dos cargos de maltrato infantil.

Detectives del condado Jackson hallaron el jueves a los niños de cuatro y seis años en una caja de madera de 2,4 por 3,00 metros (ocho por 10 pies) acondicionada con asientos de vehículo y dos mantas pequeñas, donde había basura y alambres delgados. Según la declaración de causa probable, a la caja de embalaje le faltaba uno de los costados y estaba rodeada de partes automotrices y vehículos en diferentes estados de deterioro.

Los investigadores, que fueron a la caverna a entregar una orden de allanamiento relacionada con una posible operación de robo de automóvil, notaron que los niños al parecer no estaban asustados por su presencia o por el hecho de estar solos.

El niño de cuatro años estaba utilizando sus manos para comer fideos de un tazón sucio, escribió un detective. Cuando se les preguntó porqué no llevaban puestos zapatos, ellos respondieron que no tenían. El niño de mayor edad dijo a los agentes que él debía estar en primer grado pero que no asistía a la escuela.

Los niños fueron llevados al Hospital Infantil Mercy, donde fueron evaluados, bañados y recibieron ropa limpia.

Mugrauer dijo a los investigadores que sus hijos habían estado viviendo en la caverna durante varios días y admitió que los dejaba solos ahí, de acuerdo con la declaración de acusación. La mujer fue arrestada la tarde del viernes y aún no ha comparecido en una corte.

Un vocero de la oficina del fiscal del condado Jackson señaló el sábado que él no cree que Mugrauer tenga un abogado.

La extensa red de cavernas donde fueron hallados los niños es producto de la explotación masiva de yacimientos de piedra caliza a finales del siglo XIX y principios del XX. Años después de que cesó la operación minera, las compañías comenzaron a encontrar maneras de aprovechar los millones de metros cuadrados de espacio subterráneo abandonado. Las cavernas albergan cientos de negocios, muchos de los cuales se especializan en almacenamiento porque están protegidas del clima extremo.