El básquetbol mexicano amaneció el sábado sumido en la incertidumbre luego del revés ante Argentina en las semifinales del preolímpico de las Américas.

Aunque la selección mexicana todavía puede clasificarse a los Juegos Olímpicos de Río, ya que disputará un repechaje mundial el próximo año, quizás tenga que hacerlo sin su entrenador Sergio Valdeolmillos y su principal figura, el pívot Gustavo Ayón.

"No voy a engañar a nadie, ahora hay que sentarse a reflexionar sobre el futuro", dijo el español Valdeolmillos, cuyo contrato expira después del partido del sábado contra Canadá por el tercer lugar. "He trabajado en la federación de mi país con equipos nacionales y ves que todo el mundo va en el mismo sentido porque el equipo nacional debe ser un orgullo, pero aquí vamos en sentidos contrapuestos".

Valdeolmillos le dio a México su primer podio en unos Panamericanos desde La Habana 1991 al ganar una medalla de plata en Guadalajara 2011. Dos años después, le dio a México el primer título de su historia en un campeonato FIBA Américas y se clasificó a su primer Mundial desde 1974.

Todos esos logros no fueron suficientes para darle continuidad al entrenador, quien dejó el cargo al finalizar el Mundial de España 2014 alegando que los dirigentes le quedaron a deber dinero, entre otros problemas.

"El año pasado yo comentaba que teníamos la opción de ir a un Mundial porque había cuatro plazas y nadie lo creía, nosotros lo creímos, lo trabajamos y cuando acabó el Mundial nos dijeron, 'Sergio, no nos sirves' y lo echan", relató Ayón. "Me dicen que yo mando, que yo controlo todo en la selección y son cosas que no hago. Yo he puesto dinero de mi bolsa para estar en contacto con los muchachos, que sepan lo que está pasando y a pesar de eso nos dieron (los dirigentes) una patada en las nalgas y parecíamos los villanos".

México contrató al estadounidense Bill Cartwright como relevo de Valdeolmillos, pero el ex jugador de los Bulls de Chicago fracasó en los Juegos Centroamericanos de Veracruz 2014, donde los aztecas fueron quintos. Cartwright dejó el puesto y los dirigentes anunciaron al boricua Eddie Casiano como su relevo para los Panamericanos de Toronto y el Preolímpico.

"Basta contar el número de entrenadores que llegan y se van porque se dice que son los malos y parece que los buenos son los que siempre están, que no hacen bien su trabajo pero ahí siguen", dijo refiriéndose a los dirigentes. "Hay que hacer la crítica, se decía que el básquetbol tenía un problema de 15 años y que se había arreglado, pero no se ha arreglado".

Entre tantos problemas fuera de cancha, Ayón puso en duda su continuidad con la selección mexicana, hasta que Alfredo Castillo tomó posesión de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, el organismo rector del deporte nacional, y volvió a contratar a Valdeolmillos para encarar los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y el Preolímpico.

Casiano, quien no dirigió un solo encuentro, fue reasignado como seleccionador de las categorías inferiores.

"Estos jugadores del 2011 al 2015 lo han ganado todo ellos solos y aquí cada verano que terminamos sabemos los problemas que hay, los que salen a la luz y muchos que no salen", agregó Valdeolmillos. "Lo que es importante es solucionar los problemas que hay en el básquetbol y hoy en día eso no es así".

Además de los problemas fuera de cancha, México necesita una renovación generacional, ya que sólo tres jugadores del plantel son menores de 28 años.

"¿Quién es el sustituto de Orlando Méndez? ¿De Héctor Hernández? Ya no hay más jugadores y los pocos que hay los clubs no los dejan venir a la selección. No hay seguimiento de jugadores, por eso digo que el problema no es mi continuidad, sino hacer las cosas bien", concluyó el estratega.