Las autoridades bolivianas no fueron informadas por Grecia ni Turquía sobre las armas decomisadas hace una semana a un barco con bandera de Bolivia en el Mediterráneo, las mismas que supuestamente estaban destinadas al Estado Islámico, informó una fuente militar el sábado en La Paz.

"Estamos a la espera de la información oficial de las autoridades griegas y turcas. No podemos afirmar ni descartar nada. Hemos conocido sobre el cargamento de armas y los posibles destinatarios de forma extraoficial", dijo a la Associated Press el director del Registro Internacional Boliviano de Buques (RIBB) contralmirante Omar Rubén Añez.

Autoridades griegas sospechan que las 5.000 escopetas y medio millón de cartuchos de munición que hallaron la semana pasada oculto en el barco de origen egipcio Haddad 1 que había zarpado de Turquía con destino a Libia, estaban destinadas a los insurgentes yihadistas, según informes de prensa en Grecia. La embarcación tenía registro boliviano.

Añez dijo que Bolivia otorgó su registro al barco en enero de este año después de aprobar inspecciones técnicas y legales. El gobierno boliviano también su sumará a la querella en contra de los contrabandistas por daños y perjuicios al país, dijo el oficial.

Aunque Bolivia no tiene costa marítima ni marina mercante, 51 barcos mercantes surcan los mares del mundo con su bandera. "Conceder el registro permite al país tener presencia en los mares, pero no podemos tener el control de la carga que llevan, eso corre por cuenta de las autoridades portuarias de cada país", explicó Añez.

Desde sus oficinas en La Paz, el RIBB hace seguimiento por satélite de la ruta de navegación de todas las embarcaciones que llevan pabellón boliviano. El Haddad 1, un barco de 60 metros de eslora, no tenía antecedentes y pasó las inspecciones de rigor, dijo el capitán José Angel Carrasco, jefe de operaciones.

Los precintos de seguridad de los contenedores donde se encontraron las armas no fueron violados, lo que hace suponer que el contrabando pudo ser embarcado en Chipre de donde zarpó inicialmente o en el puerto turco de Iskenderum. El barco cambió de rumbo y fue interceptado por autoridades griegas, dijo Carrasco.

Los siete tripulantes de origen sirio, egipcio e indio están detenidos.

El barco pertenece a la empresa egipcia Haddad Shipping CO SA, según las autoridades bolivianas.

Hace tres años otro barco con bandera boliviana de una empresa panameña fue interceptada por autoridades estadounidenses cerca de Florida con un alijo de cocaína.