El parlamentario de extrema izquierda Jeremy Corbyn fue elegido líder del Partido Laborista británico, en una victoria que amenaza con profundizar las divisiones en el partido opositor que no termina de recuperarse de una fuerte derrota en las elecciones de este año.

El parlamentario de 66 años, enérgico opositor de las políticas de austeridad del gobierno y de la membresía de Gran Bretaña en la OTAN, era considerado un marginal, pero desde hace unos meses se convirtió en el favorito para vencer a tres rivales del establishment.

Detractores dentro y fuera del partido --incluido el ex primer ministro laborista Tony Blair-- han dicho que las ideas socialistas de Corbyn lo alejarán de los votantes moderados.

Pero Corbyn ha atraído contingentes de afiliados y activistas nuevos y entusiastas al partido.

Corbyn sucede a Ed Miliband, quien renunció después de las elecciones de mayo.