Las investigaciones sobre el terreno y tareas de limpieza previstos en 10 complejos de minería contaminados de cuatro estados se suspendieron el sábado debido a que presentaban condiciones similares a las que llevaron a un gran vertido de aguas residuales de una mina de oro inactiva en Colorado, indicaron miembros de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

Tres de los lugares afectados están en California, cuatro en Colorado, dos en Montana y uno en Missouri, según detalles a los que tuvo acceso Associated Press tras reiteradas solicitudes de información.

En estos puntos puede acumularse agua contaminada dentro de los complejos mineros, indicó el administrador asistente de la EPA Mathy Stanislaus. Eso plantearía el escenario para un posible vertido como el del mes pasado cerca de Silverton, Colorado, donde un equipo de la EPA provocó un derrame de 3 millones de galones de limo tóxico cuando hacía tareas de excavación en la mina inactiva Gold King.

El accidente contaminó ríos en tres estados y provocó duras críticas contra la EPA por no estar preparada a pesar de advertencias previas de que podría producirse un vertido de esa clase.

"Queremos tener precaución extra antes de que iniciemos cualquier trabajo", indicó Stanislaus sobre la suspensión de las labores. Algunas de las minas llevan décadas abandonadas y se han vuelto más inestables con el tiempo, aumentando el riesgo de un accidente.

La orden de suspensión de tareas se emitió el mes pasado, pero durante semanas las autoridades declinaron divulgar los detalles.

Las tareas de limpieza en algunas de las minas llevan años en marcha, pero siguen incompletas, lo que subraya la complejidad de largos proyectos para abordar las aproximadamente 500.000 minas abandonadas en todo el país. Los trabajos en otras excavaciones estaban en su fase preliminar.

En un informe presentado el viernes ante el Congreso, al Oficina de Cuentas del Gobierno indicó que las agencias federales identificaron miles de puntos mineros contaminados en los últimos años, aunque sus intentos por evaluar qué daño causan a la gente y el entorno se han ido alargando.

Hacen falta nuevas investigaciones para establecer el peligro que suponen los 10 complejos mineros afectados por la suspensión antes de que puedan reanudarse los trabajos de forma segura, según documentos internos de la EPA publicados por la agencia.

Eso incluye categorizar su nivel de riesgo. Para los que se clasifiquen como "riesgo probable", la EPA tiene previsto mantener la suspensión hasta que se tracen planes de emergencia para lidiar con cualquier accidente.

La agencia también quiere tener los resultados de una investigación del Departamento de Interior sobre el accidente de Colorado antes de proceder en la mayoría de los puntos. Esa información se espera para finales de octubre, indicaron miembros del departamento.

En el remoto yacimiento de las montañas de San Juan no había señal de celular y los trabajadores no contaban con un teléfono por satélite, según documentos de la EPA. Por tanto, no tenían modo de comunicarse de inmediato al resto del mundo cuando el agua color óxido, llena de metales pesados como plomo y arsénico, empezó a filtrarse hacia las comunidades río abajo.

__

Elliott informó desde Denver.