Las autoridades chinas identificaron y denunciaron el comportamiento de cuatro viajeros por un incidente en un aeropuerto de Bangkok, en el que expresaron su frustración cantando a pleno pulmón el himno nacional chino.

Los cuatro formaban parte de un grupo de turistas chinos que habían visto retrasado su vuelo de regreso a casa por ocho horas, hasta las 3 de la madrugada.

Cuando llegó el avión, se negaron a subir a bordo a menos que se cumplieran sus exigencias de compensación, y después entonaron el himno nacional en medio de risas, gritos y un caos general en la terminal de salidas.

Un video de 57 segundos del incidente, grabado con un celular, ha circulado mucho por sitios web en China y provocado una investigación de la Administración Nacional de Turismo de China, que el sábado dijo haber añadido los nombres de los responsables a su lista de personas acusadas de "comportamiento incívico".

Los cuatro "incitaron a otros viajeros a alterar el orden público en el aeropuerto, hablaron y se comportaron de forma histérica, dañaron seriamente la imagen de los pasajeros chinos en el extranjero", afirmó la administración en un comunicado. Sus nombres permanecerán en la lista entre dos y tres años.

Aunque ser incluidos en la lista no les impide viajar en avión por defecto, las aerolíneas y agencias de viajes pueden comprobar el registro y tienen la opción de negarse a ofrecerles servicios. La lista es pública y también puede ser consultada por policía, aduanas y agentes de seguridad de fronteras, así como bancos y otros entes que emitan créditos.

Numerosos incidentes de mal comportamiento de turistas chinos en el extranjero, que han incluido desde peleas con tripulantes aéreos a vandalismo de objetos de valor cultural, han provocado un gran escarnio en China. Eso llevó a que las autoridades crearan el año pasado la lista, que ya incluye 11 nombres.

En la lista también está una pareja que derramó tallarines instantáneos y sumergidos en agua caliente sobre un auxiliar de vuelo, además de proferir insultos y amenazas en una disputa sobre los asientos. Otra persona abrió las puertas de emergencia de un vuelo doméstico que iba con retraso y otra trepó a estatuas de héroes revolucionarios para tomarse una foto.

El aumento de los salarios y el acceso a vuelos baratos ha permitido que un número récord de turistas chinos viaje en su país y al extranjero, visitando lugares de interés cultural y paisajístico por todo el mundo. Entre otras quejas, se acusa a los turistas de saltarse las colas, fumar en público, arrojar basura y ensuciar baños públicos.