Una integrante de la Comisión Pontificia de Previsión de Abusos Sexuales expresó el viernes su disgusto por la actitud de dos cardenales de Chile hacia esa entidad católica y una víctima de un sacerdote chileno pedófilo.

Los cardenales Francisco Javier Errázuriz y su colega y actual arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, intercambiaron una serie de correos electrónicos en 2014, en los que se pusieron de acuerdo para hablar con prelados en el Vaticano para frenar el nombramiento del periodista Juan Carlos Cruz en la comisión papal.

Los correos fueron publicados por el diario electrónico El Mostrador, que no reveló cómo los obtuvo y que recibió críticas por publicar correos privados. El Arzobispado de Santiago reconoció la autenticidad de los correos.

La irlandesa Marie Collins, que propuso a Cruz para integrar la comisión papal, dijo en exclusiva a The Associated Press que el grupo deberá abordar el asunto. "Personalmente estoy disgustada por la actitud mostrada por estos líderes" respecto a la Comisión y a un sobreviviente de abuso.

"Es muy triste oír a dos cardenales hablar de esa forma y tratar a una persona así, pero lo más grave es interferir en un nombramiento que iba a hacer el Santo Padre", dijo a la AP Cruz. "Interferir de esa forma, como en la época de los Borgia".

El periodista, una de las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, agregó que "espero que el Vaticano tome alguna medida. Desde luego confirma que el cardenal Errázuriz y el cardenal Ezzati tienen una red de encubrimiento y mentiras, que irónicamente habían dicho que no existía y hoy sabemos cómo son".

Karadima fue condenado en 2011 a "una vida de oración y penitencia" por el Vaticano, que lo encontró culpable de numerosos abusos sexuales.

El activismo de Cruz contra la jerarquía eclesiástica chilena, y en especial contra Errázuriz, por lo que considera su encubrimiento por años del mayor pedófilo de la Iglesia chilena, causa escozor en los prelados.

Errázuriz era Arzobispo y Cardenal de Santiago en la época en que Cruz y otras víctimas empezaron a denunciar los abusos sexuales de Karadima, en 2003, pero tardó años en ordenar una investigación porque, según dijo posteriormente, no les creyó.

En junio de 2014 Ezzati le comentó a Errázuriz que se enteró que Collins postula a Cruz a la comisión y comenta que "sería demasiado grave para la Iglesia de Chile" y añade: "Espero que usted pueda hacer luz con quienes tienen responsabilidad de este nombramiento".

"Espero que podamos evitar que las mentiras (de Cruz) encuentren espacio entre quienes formamos la misma Iglesia", escribió Ezzati.

Errázuriz le responde: "mañana lunes a primera hora me instaló en las oficinas del Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe para impedir el mal del cual me escribes".

El 1 de julio Errázuriz le comenta a Ezzati que le entregó material sobre Cruz al jefe de la comisión papal, el cardenal Sean O'Malley. "Le es claro que no debe ser nombrado", y dos días después le anuncia a su sucesor que "ya está claro que ese nombre no será miembro de la comisión".

Antes, en abril, Ezzati le escribe a su antecesor diciéndole que han invitado a Cruz a dar testimonio de los abusos sufridos en la Conferencia Episcopal Anglófona "y del comportamiento de la Iglesia de Santiago". Enseguida le pide "su consejo para ver con quien intervenir en Roma para evitar que ello ocurra. Sabemos cuál es la intención del Sr. Cruz hacia Usted y hacia la Iglesia de Santiago. Espero que podamos evitar que las mentiras encuentren espacio entre quienes formamos la misma Iglesia".

La actitud de ambos cardenales ha sido ampliamente criticada en Chile y algunos políticos han solicitado públicamente a Ezzati que no presida el tradicional Te Deum Ecuménico, que se realiza tradicionalmente el 18 de septiembre, día de la independencia chilena.

El presidente del Senado, Patricio Walker, dijo a periodistas que "para serle franco me genera un efecto muy contra producente cada vez que oigo y escucho al cardenal Ezzati". Su colega Alejandro Guillé dijo que Ezzati debería renunciar.

Ezzati avaló la designación del obispo Fernando Barros, formado por Karadima, como obispo de la diócesis de Osorno, en el sur, pese a las múltiples denuncias del movimiento de laicos de esa ciudad y de varias de sus víctimas, que lo acusan de ser un encubridor de Barros.

Errázuriz, en tanto, ha sido mencionado como encubridor de otros religiosos chilenos acusados de abusos sexuales, incluido un obispo. Pese a ello fue designado por Francisco como miembro de la comisión que le propondrá al papa reformas a la curia romana.

___

A este despacho contribuyó la corresponsal Nicole Winfield, jefe del buró de la AP en Roma.

___

NOTA DEL EDITOR: Una versión anterior de este despacho indicaba que Collins estaba disgustada con el intento de dos cardenales por impedir un nombramiento. Se ha corregido el texto para aclarar que su rechazo se refería a la actitud de los prelados.