Marie Collins, una irlandesa miembro de la Comisión Pontificia de Previsión de Abusos Sexuales, expresó el viernes su disgusto por el comportamiento de dos cardenales chilenos que se coordinaron mediante correos privados para impedir que se nombrara en dicha Comisión a una de las víctimas de un notable sacerdote chileno pedófilo.

El cardenal emérito Francisco Javier Errázuriz y su sucesor, el cardenal y Arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, intercambiaron una serie de correos electrónicos en 2014, en los que se pusieron de acuerdo para hablar con prelados en el Vaticano para frenar el nombramiento del periodista Juan Carlos Cruz en la comisión papal.

Los correos fueron publicados por el diario electrónico El Mostrador, que no reveló cómo los obtuvo y que recibió críticas por publicar correos privados. El Arzobispado de Santiago reconoció la autenticidad de los correos.

Collins, que propuso a Cruz para integrar la Comisión papal, dijo en exclusiva a The Associated Press que el grupo deberá abordar el asunto. "Personalmente estoy disgustada por la actitud mostrada por estos líderes" con respecto a un sobreviviente de abuso.

"Es muy triste oír a dos cardenales hablar de esa forma y tratar a una persona así, pero lo más grave es interferir en un nombramiento que iba a hacer el Santo Padre", dijo a la AP Cruz. "Interferir de esa forma, como en la época de los Borgia".

El periodista es una de las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, condenado en 2011 a "una vida de oración y penitencia" por el Vaticano, que lo encontró culpable de numerosos abusos sexuales. Su activismo contra la jerarquía eclesiástica chilena, y en especial contra Errázuriz, por lo que considera su encubrimiento por años del mayor pedófilo de la Iglesia chilena, causa escozor en los prelados.

Errázuriz era Arzobispo y Cardenal de Santiago en la época en que Cruz y otras víctimas empezaron a denunciar los abusos sexuales de Karadima, en 2003, pero tardó años en ordenar una investigación, porque según reconoció en un juicio civil posterior, que también falló contra Karadima y avaló sus abusos, no les creyó.

La actitud de ambos cardenales ha sido ampliamente criticada en Chile y algunos políticos han solicitado públicamente a Ezzati que no presida el tradicional Te Deum Ecuménico, que se realiza tradicionalmente el 18 de septiembre, día de la independencia chilena.

Ezzati avaló la designación del obispo Fernando Barros, formado por Karadima, como obispo de la diócesis de Osorno, en el sur, pese a las múltiples denuncias del movimiento de laicos de esa ciudad y de varias de sus víctimas, que lo acusan de ser un encubridor de Barros.

Errázuriz, en tanto, ha sido mencionado como encubridor de otros religiosos chilenos acusados de abusos sexuales, incluido un obispo. Pese a ello fue designado por Francisco como miembro de la comisión que le propondrá al papa reformas a la curia romana.

--------------------------

A este despacho contribuyó la corresponsal Nicole Winfield, jefe del buró de la AP en Roma.