Además de lápices, libros, cuadernos y computadoras, muchas escuelas estadounidenses se aprovisionarán este año de naloxone, el antídoto para las sobredosis de heroína.

Muchas escuelas tienen ya naxolone y algunos estados les permite o les estimula a tenerlo en existencia. Rhode Island lo requiere para todas las escuelas primarias, medias y secundarias.

Naloxone, también conocida por la marca Narcan, podría no hacer falta en una escuela determinada, dicen enfermeras, funcionarios y trabajadores de la salud, pero puede salvar la vida si un alumno, uno de sus padres o un empleado de la escuela padece sobredosis de heroína o de analgésicos bajo receta.

Kathleen Gage, una enfermera en la escuela secundaria Pilgrim de Warwick, en Rhode Island, compró Narcan por su cuenta después de asistir hace algunos meses a una disertación e instrucción sobre naloxone. Hizo campaña para que fuese requerido por ley e incluso la presentó a su clase de undécimo grado para enseñar a los estudiantes a usarlo y comprarlo en una farmacia.

"Se entusiasmaron de que esto pudiera revertir una sobredosis y poder tener la herramienta para hacerlo", afirmó.

La National Association of School Nurses (Asociación Nacional de Enfermeros Escolares) promueve que todas las escuelas tengan el antídoto a mano.

"Estamos frente a una epidemia", advirtió Beth Mattey, presidenta del grupo. "La gente se muere por sobredosis. Tenemos que ser capaces de hacer frente a la emergencia".

Las muertes por sobredosis de heroína en Estados Unidos casi se quintuplicaron entre 2001 y 2013, según los Centros para Control y Prevención de Enfermedades. Dijeron que el 71% de las muertes por sobredosis relacionadas con fármacos bajo receta en 2013 involucraron analgésicos con opioides, medicamentos que incluyen heroína, oxicodone, codeína, fentanil y morfina.

Naloxone puede revertir los efectos de una sobredosis de opioides. Administrada por medio de una inyección o rociador nasal, funciona casi inmediatamente y no produce efectos secundarios de peso.

Las sobredosis en las escuelas son infrecuentes pero no inexistentes.

Una encuesta a 81 enfermeros escolares de Rhode Island que participaron el año pasado en un programa de entrenamiento de naloxone halló que el 43% de los enfermeros de escuelas secundarias que respondieron reportaron que los estudiantes de sus establecimientos estaban abusando de opioides, según estadísticas difundidas por el departamento estatal de salud. Quince dijeron haber tenido que llamar al número de emergencia 911 por lo menos una vez en los tres últimos años para que atendieran a alumnos por supuesto uso o abuso de intoxicantes.

De julio de 2014 a agosto de 2015, 29 niños de 17 años o menos recibieron Narcan en Rhode Island, según el departamento de salud. Uno de los niños tenía apenas 4 años. Aunque se desconocen los detalles de ese caso, algunas enfermeras han manifestado preocupación por posibles sobredosis de niños curiosos con acceso a las drogas de algún familiar.