Los principales índices bursátiles estadounidenses superaron una baja inicial y terminaron el viernes con ligeras ganancias mientras los inversionistas se mantienen atentos a una reunión de la Reserva Federal prevista para la semana entrante.

La jornada constituyó un fin tranquilo a otra semana turbulenta en los mercados. Gracias a la gran alza del martes, el mercado terminó la semana con ganancia de 2% y se recuperó en parte de las fuertes pérdidas de la semana anterior.

Los principales indicadores abrieron a la baja el viernes debido a que un declive en los precios del petróleo hizo retroceder las acciones de las empresas relacionadas con petróleo y gas.

Tampoco fueron alentadoras las noticias económicas internas y externas. Un indicador de la confianza de los consumidores descendió este mes a su nivel más bajo desde septiembre del año pasado.

"Parece que las personas están atentas a la volatilidad del mercado y a las posibles consecuencias de la desaceleración en China", dijo Phil Orlando, director de estrategia de valores en la firma Federated Investors que se dedica a la administración de dinero y tiene su sede en Nueva York.

"Entiendo el nerviosismo de los inversionistas. Creo que al final se normalizarán las cosas", agregó.

El índice Standard & Poor's 500 subió 8,76 puntos (0,5% ) a 1.961,05. El promedio industrial Dow Jones avanzó 102,69 unidades (0,6% ), a 16.433,09, y el tecnológico Nasdaq ganó 26,09 enteros (0,5% ) para ubicarse en 4.822,34.

Las noticias sobre la desaceleración de la economía china, la inminente alza de las tasas de interés por parte de la Fed y numerosas preocupaciones más propiciaron en conjunto un retroceso acumulado de 6% en el mercado bursátil en el último mes.

No todos los expertos en Wall Street coinciden en que la Fed elevará la semana entrante su tasa básica de interés por primera vez en nueve años.

La Fed redujo su tasa básica a casi cero durante la crisis financiera, medida que ha apuntalado al mercado bursátil durante siete años.

La incertidumbre en torno a la fecha en la que la Fed subirá las tasas ha mantenido en vilo a los inversionistas.

En Europa, los mercados cerraron a la baja. El DAX de Alemania retrocedió 0,9%; el CAC-40 de Francia, 1%; y el FTSE 100 de Gran Bretaña, 0,6%.

En Asia, el Índice Compuesto de Shanghai, de China, avanzó 0,1%, el Hang Seng de Hong Kong, bajó 0,3% y el Nikkei 225 de Japón declinó 0,2%.

En Estados Unidos, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 2,19% en comparación con 2,23% del jueves.

El petróleo bajó de precio ante las preocupaciones de que el actual exceso en la oferta persistirá hasta 2016.

Goldman Sachs pronosticó para el año entrante una baja del precio del barril de 57 a 45 dólares, debido a que las estadísticas de la oferta rebasaron las previsiones.

El crudo estadounidense bajó 1,29 dólares y cerró en 44,63 dólares el barril en Nueva York. El crudo Brent, de referencia para el petróleo internacional, declinó 75 centavos y terminó en 48,14 dólares en Londres.