Doce supuestos milicianos islámicos fueron condenados el viernes en India por los atentados hace nueve años contra siete trenes de pasajeros en Mumbai, en los que murieron 188 personas y más de 800 resultaron heridas.

El juicio en la justicia india, caracterizada por una extraordinaria lentitud, se prolongó durante más de siete años. El proceso concluyó en agosto del año pasado, pero el juez Yatin D. Shinde tardó un año en escribir el veredicto.

El magistrado declaró culpables a 12 acusados por asesinato y conspiración criminal, y absolvió a una persona por falta de pruebas. Shinde dijo que anunciaría la sentencia el lunes tras conocer los argumentos de la fiscalía y los abogados defensores. Los acusados afrontan la pena capital o cadena perpetua.

El 11 de julio de 2006, siete bombas estallaron en un espacio de 10 minutos en trenes que circulaban por Mumbai durante la hora punta vespertina de la ciudad, que es la capital financiera y del entretenimiento en el país.

La fiscalía alegó que la trama se elaboró en el Directorado de Servicios de Inteligencia de Pakistán, y fue perpetrado por operativos de Lashkar-e-Tayyaba con ayuda del Movimiento Islámico de Estudiantes de India, una organización armada prohibida.

Se cree que los 12 condenados en el caso pertenecían al grupo armado indio.

El Lashkar-e-Tayyaba es un grupo miliciano islámico con sede en Pakistán. Pakistán ha rechazado las acusaciones.

Los dos países han librado tres guerras desde que obtuvieron su independencia de Gran Bretaña en 1947 y llevan varios años inmersos en un accidentado proceso de paz.