Uno de los dos parlamentarios de Michigan envueltos en un escándalo por su relación extramatrimonial dimitió de su cargo el viernes de madrugada, mientras que la otra representante implicada fue expulsada en una sesión de la cámara de representantes del estado.

El representante estatal republicano Todd Courser anunció su renuncia con efecto inmediato y fue escoltado fuera de la cámara.

Su decisión se produjo durante una sesión maratoniana en la cámara estatal sobre si él y la representante Cindy Gamrat, ambos de tendencia conservadora en el ámbito social, deberían mantener sus puestos. Gamrat fue expulsada poco después de la renuncia de Courser.

"Simplemente me pareció el momento apropiado de hacerlo", dijo Courser a la prensa. "Hice que todo el mundo pasara por mucho: en todo el estado, mi propia familia, los legisladores, la gente en esta sala... Tanto si era en la tercera votación o en la cuarta votación o en la quinta, al final iban a acabar conmigo".

Un comité disciplinario recomendó el jueves la expulsión de los dos legisladores. Pero la cámara se vio bloqueada durante horas sobre el castigo que debería recibir Courser, dado que más de dos docenas de demócratas de la minoría se abstuvieron de votar y criticaron el proceso.

Courser, de 43 años y procedente de Lapeer, admitió haber enviado un "extraño" correo electrónico falso a activistas republicanos y otras personas en mayo en el que afirmaba haber sido descubierto con un prostituto varón. El correo pretendía hacer que su aventura con Gamrat, de 42 años, pareciera menos creíble si era revelada por un chantajista anónimo que, según dijo Courser, había exigido su dimisión.

Gamrat dijo haber comentado el plan con Courser pero que desconocía el contenido sexual explícito del texto hasta que se envió.

Ambos se han disculpado. Courser había dicho antes que no dimitiría.

"Estos dos miembros han destruido la confianza del público. Han destruido la confianza de sus colegas. Y cada día que siguen aquí reducen la confianza del público en esta institución", afirmó antes de las decisiones el representante Ed McBroom, un republicano de Vulcan, al pedir la expulsión de ambos.

Sin embargo, los demócratas criticaron la "farsa" de investigación, que tacharon de apresurada y autocomplaciente, y pidieron que el caso fuera revisado por las fuerzas de la ley.