La búsqueda de un sospechoso en una serie de tiroteos en la autopista de Phoenix tomó un ritmo frenético el jueves cuando la policía fue de un lado a otro, investigando cinco reportes más de vehículos que fueron baleados mientras un público alarmado saturó las líneas telefónicas de emergencia con posibles pistas.

La policía confirmó uno de estos reportes, lo que eleva a 11 el número de vehículos baleados en las carreteras del área de Phoenix desde el 29 de agosto. Ocho fueron impactados por balas y tres por "proyectiles" como postas o perdigones.

Una niña sufrió cortes en el rostro con vidrio cuando una bala estrelló su ventana.

Las autoridades están solicitando información a través de las redes sociales, conferencias de prensa, entrevistas por televisión y anuncios panorámicos en la autopista. El mensaje se ha transformado de "reporten actividad sospechosa" a "información de tiroteos" al más inquietante "línea de información para agresor de la I-10", el número de la carretera interestatal.

Se han recibido miles de llamadas con posibles pistas, muchas de ellas con datos falsos basados en peligros de carretera de rutina en Arizona, como parabrisas estrellados por asfalto suelto que es arrojado por los neumáticos de otros vehículos.

Tan solo el jueves, los conductores reportaron posibles tiroteos de un camión blindado, dos autos y dos camiones con remolque. Las autoridades y equipos de televisoras se dirigieron a los sitios reportados, donde sólo hallaron daños menores.

Sólo uno de esos reportes resultó ser de un tiroteo, dijo el vocero del Departamento de Seguridad Pública, Raúl García. Un chofer de un camión comercial detectó un orificio de bala en su área de carga después de pasar horas realizando entregas, por lo que fue imposible saber dónde o cuándo sucedió.

Mientras los incidentes se intensifican y reciben mayor atención, muchos conductores han optado por tomar rutas alternas.

Ron Freeman, que trabaja en una parada de autobuses cerca de la Interestatal 10, dijo que llamó a su esposa y a familiares y les dijo que se mantengan alejados de la autopista hasta que la situación se tranquilice.

"Es un tanto atemorizante cuando las personas no pueden conducir de un lado u otro por la interestatal a menos de que sean baleadas, pero esto da bastante miedo", dijo Freeman.

Los disparos no se han ajustado a ningún patrón obvio. La mayoría sucedió en la Interestatal 10, una ruta principal que cruza Phoenix. Los ataques se han registrado en diferentes horas del día, y han tenido como blanco vehículos al parecer elegidos al azar: un autobús vacío, camiones con remolque, camionetas tipo pickup, autos y camionetas deportivas.

___

Los periodistas de The Associated Press Jacques Billeaud en Phoenix y Sadie Gurman en Denver contribuyeron a este despacho.