Funcionarios de una compañía de Estados Unidos que proporciona servicios de tutoría en escuelas públicas de Puerto Rico han sido acusados en un caso de fraude por cerca de un millón de dólares de fondos federales, informaron el jueves las autoridades.

La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez dijo que 31 directores y gerentes del programa en Rocket Learning LLC en Puerto Rico enfrentan 74 cargos, incluido robo de propiedad y dinero del gobierno.

Agregó que la agencia recibió 34 millones en fondos federales entre el 2011 y el 2013 para su programa en Puerto Rico y acusó a los empleados de ingresar facturas falsas con el fin de obtener más de 954.000 dólares de esa cantidad para beneficio personal.

Los funcionarios de Rocket Learning no respondieron a una petición para que comentaran al respecto.

Las autoridades dijeron que el fraude ocurrió en parte porque los funcionarios burlaron un defectuoso sistema biométrico y los maestros les indicaban a los estudiantes que dieran nombres falsos.

Las autoridades federales advirtieron que se llevarían a cabo más arrestos como resultado de la investigación, y la contralora de Puerto Rico, Yesmin Valdivieso, dijo que su oficina está investigando otras acusaciones de fraude relacionadas con servicios educativos a lo largo de Puerto Rico.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos notificó el mes pasado al gobernador de Puerto Rico que enlistaría a la isla como un beneficiario de alto riesgo de fondos federales, lo que derivará en que que la rendición de cuentas sea más estricta.

Rocket Learning Center LLC atiende a unos 14.000 estudiantes al año en el territorio. Su portal de internet dice que también opera en 13 estados de Estados Unidos. Es una de las 33 agencias en Puerto Rico que reciben aproximadamente 100 millones de dólares al año de fondos federales en total.