Republicanos y demócratas por igual criticaron el jueves al aspirante presidencial republicano Donald Trump luego que éste insultase la apariencia física de Carly Fiorina, la única mujer precandidata de su partido.

Es una nueva prueba para la candidatura del multimillonario Trump, cuya posición en los sondeos de opinión ha subido pese a una serie de comentarios que normalmente hubieran hundido a un político tradicional.

El gobernador republicano de Louisiana, Bobby Jindal, dijo que Trump es un "lunático", mientras que la demócrata Hillary Rodham Clinton dijo que Trump "parece disfrutar al insultar a mujeres cada vez que puede".

El exgobernador de Florida Jeb Bush calificó las recientes declaraciones de Trump como ridículas e inapropiadas. Y Fiorina, el blanco del último insulto de Trump, dijo ella estaba enervándolo.

De cierta forma, el jueves no fue diferente de otros días en una imprevisible campaña presidencial para el 2016, una contienda confusa en la que Trump ha emergido como una figura dominante y polarizadora. Pero el día marcó además una escalada en las críticas por detractores de Trump en ambos partidos, que parecen multiplicarse.

La chispa fue una entrevista publicada el miércoles por la revista Rolling Stone, en la que Trump dijo que el rostro de Fiorina la hace inelegible. Trump le dijo a la revista sobre la exejecutiva tecnológica: "¡Mira esa cara! ¿Va a votar alguien por eso? ¿Puedes imaginarte eso, como el rostro de nuestro próximo presidente?"

El coro anti-Trump entre los republicanos incluye ahora a Bush, Jindal, el senador Rand Paul, el exgobernador de Nueva York George Pataki y el neurocirujano retirado Ben Carson, que sigue a Trump en las preferencias en los sondeos y que esta semana cuestionó el cristianismo del millonario.

En un discurso esta semana en el Club Nacional de Prensa en Washington, Jindal llamó a Trump un "lunático egocéntrico que no tiene principios" y "un espectáculo de feria".

"La temporada veraniega de curiosidades se acabó", dijo Jindal. "Es hora de tratar seriamente de salvar nuestro país. Es hora de enviar a Donald Trump de regreso a la reality tv".

En un acto de campaña en Dayton, Ohio, Clinton critico también los últimos comentarios de Trump. "Hay un candidato en particular que parece deleitarse en insultar a las mujeres cada vez que tiene una oportunidad", le dijo Clinton a una muchedumbre de partidarios. "SI él resulta (ganador), me encantaría debatir con él".

Bush, que ha emergido como uno de los mayores críticos de Trump en semanas recientes, defendió a Fiorina el jueves. En un mensaje en Twitter, Bush dijo que "comentarios derogatorios son ridículos e inapropiados para cualquiera, especialmente un candidato presidencial. Carly y el país merecen algo mejor. Basta ya".

___

Siga a Steve Peoples en Twitter at: http://twitter.com/sppeoples