La Semana de la Moda de Nueva York comenzó el jueves con BCBG Max Azria, cuya dupla de diseñadores, los esposos Lubov y Max Azria, trajeron el sol de la costa oeste a una gris Manhattan con una colección de un aire casual de playa.

"California fue nuestro primer impulso", dijo Azria antes del desfile en Manhattan. "La playa, el sol y el clima, el buen clima".

Su colección bohemia de primavera incluye vestidos florales ligeros y camisetas teñidas, así como chalecos con estampados tribales rematados con sombreros hipster de tela. Las modelos lucieron cómodas en amplios pantalones palazzo, con camisetas largas y plataformas inspiradas en mocasines con todo y flequillos. También hubo suéteres reconfortantes, ponchos bordados y calentadores de piernas relajados, en caso de que llegara una brisa a la playa.

"Es ropa muy deportiva para usar de día", dijo Azria. "Se trata de la fiesta de la moda".

El día previo, Jessica Simpson festejó en Central Park la primera década de su marca de ropa.

"Tengo la bendición de estar aquí y de que Dios me haya dado talento para tener éxito", dijo la cantante.

La chef celebridad Martha Stewart, quien asistió al evento, elogió la nueva colección de Simpson, que comenzará a venderse este mes.

"Creo que Jessica va en el camino correcto", dijo Stewart. La nueva línea "es más terrenal, más femenina, más accesible".

Además de su trabajo en la moda, Simpson dijo que está por volver a la música.

"En los últimos años he estado teniendo hijos así que es emocionante regresar a la industria de la música y creo que eso sólo hará que la industria de la moda en la que trabajo sea mejor", apuntó.