Un hombre del sur de Texas que fue ligado con el tráfico de más de 600 armas de fuego a México fue sentenciado a cinco años en una prisión de Estados Unidos.

José María Deleon, de Camp Wood, recibió la sentencia en Dallas el miércoles. Hace algunos meses, Deleon se declaró culpable de instigar y asistir en la manufactura de armas de fuego ilegales.

De acuerdo con los fiscales, en 2010 y 2011 Deleon estuvo involucrado en la producción de armas sin licencia y en su posterior venta. El acusado compró cuadros o recibidores de AR-15 y AK que son necesarios para que las armas totalmente operativas puedan revenderse.

Los investigadores dicen que Deleon era parte de un cártel que traficó cientos de armas a México. Sólo se han recuperado aproximadamente 50% de los fusiles.