El papa Francisco hará su primer viaje a África en noviembre y visitará Kenia, Uganda y la República Centroafricana, en una peregrinación que lo pondrá de frente al extremismo islámico y la violencia entre cristianos y musulmanes en el continente.

La Santa Sede indicó el jueves que el papa viajará del 25 al 30 de noviembre y agregó que Francisco fue invitado por los tres jefes de estado y obispos locales. El viaje presentará riesgos de seguridad que hasta la fecha han estado ausentes en sus viajes al extranjero.

Kenia enfrenta la amenaza de ataques de los milicianos islámicos del grupo al-Shabab desde que envió a sus tropas a combatir a los rebeldes somalís en 2011. Al-Shabab, que está ligado con Al Qaeda, ha llevado a cabo grandes ataques en Kenia, incluido el ataque en el 2013 del centro comercial Westgate en Nairobi y un atentado en abril a la universidad en Garissa donde murieron casi 150 personas.

Los sobrevivientes del ataque en Garissa dijeron que hombres armados con pistolas dispararon contra cristianos y no musulmanes.

En Uganda, Francisco sin duda hará referencia a los mártires, 45 anglicanos y católicos que murieron durante la persecución de cristianos entre 1885 y 1887. El papa Pablo VI canonizó a los 22 católicos africanos en 1964.

Mientras tanto, la República Centroafricana ha sido golpeada por la violencia desde que la coalición rebelde musulmana Seleka derrocó al presidente en 2013. Los extensos abusos a los derechos humanos cometidos por los Seleka provocaron la formación de un ejército cristiano conocido como anti-Balaka, que tiene bajo la mira a musulmanes y causó que cientos de miles huyeran a países cercanos.

El líder de Seleka, Michel Djotodia, renunció bajo una intensa presión regional en 2014 y un gobierno interino dirige al país hasta la votación nacional del 18 de octubre, un mes antes de la llegada de Francisco.

El papa visitará Cuba y Estados Unidos la próxima semana. Con el viaje de África, sólo le faltaría Oceanía para haber visitado todos los continentes en sus primeros tres años como jefe de la iglesia católica.