Cifras del Ministerio del Interior publicadas el jueves muestran que 299 personas fueron detenidas en un periodo de 12 meses hasta marzo. Autoridades apuntaron que esto supone un incremento del 31% con respecto a los 12 meses anteriores, y es además la mayor cifra desde que comenzaron a contabilizarse este tipo de delitos tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Además se reportó un "marcado aumento" en el número de sospechosos que o bien son británicos o tienen doble nacionalidad.

El número de mujeres detenidas creció notablemente a 35, dijeron funcionarios, el triple que hace cinco años.

La policía advirtió que la milicia radical Estado Islámico ha sido hábil para lograr adeptos entre jóvenes del país a través de los medios sociales. El grupo ha tratado de atraer a mujeres jóvenes y adolescentes animándoles a viajar a Siria para unirse al grupo y casarse con yihadistas.

No todo el mundo arrestado bajo sospecha de terrorismo es acusado de un delito.