El Tribunal Superior de Utah permitirá que un inmigrante se retire de un acuerdo judicial que hubiera limpiado sus antecedentes pero dejado a cambio un riesgo de deportación.

La opinión de la Corte Suprema estatal pondrá remedio a una complicación jurídica que afecta a miles de inmigrantes en Utah, dijo el miércoles un abogado de Sergio Meza.

"Hay miles de inmigrantes que ahora tienen un camino para obtener la promesa de antecedentes limpios después de haber cumplido el final del convenio", dijo el abogado de inmigración Aaron Tarin.

Tarin señaló que su cliente de 23 años de edad hizo todo lo que se le pidió que hiciera después de que fue detenido con menos de una onza (35 gramos) de marihuana. Pero tres años después, a Meza se le seguía prohibiendo solicitar una tarjeta verde para obtener residencia permanente en Estados Unidos.

Las cortes de Utah tienen un sistema de desistimiento de cargos contra delincuentes reformados de nivel bajo conocido como declaración en suspensión, pero esos cargos pueden aún aparecer durante procedimientos federales de inmigración.

La ley estatal permite que las declaratorias de culpabilidad sean borradas de registros de tribunales, pero Meza no era considerado culpable de los cargos porque el caso fue desestimado, lo que lo dejó atrapado en un callejón jurídico sin salida.

Meza apeló el caso ante el máximo tribunal de Utah, el cual escuchó argumentos en noviembre. En una opinión publicada el 14 de agosto, la corte suprema determinó que Meza puede presentar una moción para retirar la declaratoria utilizando una cláusula jurídica no limitada que no se pensó previamente que aplicara a casos como el suyo, dijo Tarin.

Tarin está planeando presentar en aproximadamente tres semanas una moción para retirar la declaratoria de su cliente, dando tiempo para revisiones porque es la primera de su tipo. La opinión además clarifica que el actual sistema de declaración en suspenso no funciona para inmigrantes como Meza.

Meza, cuyo nombre completo es Sergio Meza Ramos, fue traído a Estados Unidos por sus padres cuando tenía 8 años de edad. Cuando fue arrestado en 2010, su abogado defensor le dijo que el presentar una declaratoria de no disputa de los cargos no afectaría su estatus de inmigración. El caso fue anulado después de que Meza pagó una multa de 1.000 dólares y se mantuvo fuera de problemas jurídicos el siguiente año, según registros de la corte.

Pero cuando Meza se casó con una ciudadana estadounidense y solicitó residencia permanente, le dijeron que el cargo impedía otorgársela.