Cuatro policías de Las Vegas han resultado heridos durante tiroteos en servicio en los últimos dos meses, pero una de las máximas autoridades del estado asegura que no lo ve como parte de una "guerra contra los policías".

El jefe de policía del condado Clark, Joe Lombardo, agregó a un listado de agentes locales heridos desde el 10 de julio los nombres de los policías que recibieron disparos y fallecieron cerca de Houston el 28 de agosto y en los suburbios de Chicago el 1 de septiembre, y dijo a la prensa que le preocupaba que los imitadores estuvieran montando ataques contra la policía en otros lugares para llamar la atención.

"A menudo solo quieren ponerle su nombre a un delito", dijo el funcionario ante más de 2.500 nuevos policías y 750 agentes de correccionales. La Policía Metropolitana de Las Vegas cubre un condado con más de 2 millones de habitantes, y una zona turística que atrae a unos 40 millones de visitantes al año.

"¿Es una guerra contra los policías? No lo creo", agregó. Pero dijo que tiene una percepción de un incremento en la ola de violencia "tal vez como resultado de lo que ocurre en el país".

Los tiroteos fatales de policías en todo el país, de hecho, se han reducido en un 13% en relación al mismo periodo de enero a septiembre de 2014. Hubo 30 tiroteos el año pasado, por 26 en lo que va de 2015. Esas cifras incluyen agentes locales, estatales y federales. La estadística también incluye dos tiroteos accidentales, dijo Steve Groeninger, portavoz del Fondo Funerario para Agentes de la Ley. No se incluyeron los suicidios.

Lombardo rechazó comentar sobre si había demasiadas armas en la comunidad y dijo que los investigadores creen que los recientes tiroteos contra policías de Las Vegas fueron con armas que no fueron adquiridas de manera legal.

El subjefe de policía, Kirk Primas, dijo que en el tiroteo del viernes pasado, dos agentes investigaban un reporte sobre un intruso en el jardín de una casa. El policía Jeremy Robertson resultó herido en la pierna por una bala calibre .30 de un rifle AK-47. Primas señaló que también se les disparó, sin éxito, con una escopeta.

Dos sospechosos, Clemon Hudson y Steven Turner, ya fueron arrestados.