El Tribunal Supremo Electoral llamó a la calma a la población guatemalteca, que protesta y bloquea algunas carreteras comunitarias del país ante los resultados de las elecciones.

Rudy Pineda, presidente del Tribunal dijo que en reunión con los dos partidos políticos que compiten por el segundo lugar --Unidad Nacional de la Esperanza y Libertad Democrática Renovada Líder-- se les pidió que hablaran con sus bases para evitar incidentes violentos ante la incertidumbre del conteo final.

El que resulte segundo disputará el 25 de octubre una segunda vuelta con Jimmy Morales, del Frente de Convergencia Nacional, quien resultó el más votado el domingo pasado.

"En apariencia existe un empate técnico, votos más y votos menos, por esa razón nosotros necesitamos que tanto el partido Líder como Une llamen a sus bases, expliquen el procedimiento... que expliquen, que no haya una mala información... somos respetuosos de la ley", dijo Pineda.

"La ley establece un procedimiento para poder dar un dato final del conteo correspondiente", dijo Pineda al explicar el procedimiento.

Las juntas departamentales que reciben las actas de votación de cada mesa tienen cinco días para recibir quejas, plazo que en este caso vencerá el viernes.

Luego el Tribunal Supremo Electoral tiene ocho días de plazo para definir qué hacer con las elecciones en los municipios donde hubo problemas de destrucción de boletas y actas. Pero en ningún caso repetirán elecciones para presidente y vicepresidente.

Stella Zervoudaki, jefa de la delegación de la Unión Europea en Guatemala, dijo que la comunidad internacional acompañó el trabajo del tribunal y que no existe ningún reporte que siquiera mencionara un fraude.

"Fraude no hubo, hubo incidentes, pero fraude no", dijo Zervoudaki.

Oscar Shaad, fiscal de asuntos electorales del Ministerio Público dijo que hubo 166 incidentes durante el proceso, de los cuales se resolvieron 153 luego de mediaciones con las partes, y que el día de las elecciones hubo 16 urnas quemadas. Durante todo el proceso electoral se capturó a 532 personas, en su mayoría por violación a la ley seca que prohíbe el consumo de alcohol durante las elecciones y otros incidentes.

El fiscal explicó que actualmente existen 10 incidentes activos, entre bloqueos de carreteras y protestas.

Uno de los incidentes más graves fue el asesinato de Juan Yanes López un día después de haber sido electo concejal municipal del municipio de Yupiltepeque, en el departamento de Jutiapa al este de la capital guatemalteca.