El gobierno ecuatoriano anunció el miércoles una recompensa de 50.000 dólares para dar con el paradero de pirómanos que han ocasionado casi cien incendios forestales en las últimas semanas en esta capital.

El secretario de Seguridad del municipio de Quito, Juan Zapata, en declaraciones a la AP precisó que en el combate a los incendios murieron dos bomberos y que las pérdidas se estiman en 1,5 millones de dólares.

La recompensa la dio a conocer el ministro del Interior, José Serrano, en su cuenta de Twitter. "Basta de estos criminales ... 50.000 dólares de recompensa, hay que acabar con esta barbaridad", escribió el ministro.

La capital ecuatoriana vive la etapa final del verano caracterizado por fuertes vientos y días a pleno sol durante semanas, lo que ha resecado la vegetación.

Zapata precisó que se han registrado 97 incendios forestales de gran magnitud, los que han consumido 570 hectáreas de bosques y otra vegetación.