No todos los que redistribuyen sus boletos para la visita del papa Francisco a Filadelfia intentan obtener un ingreso.

Cuando los 10.000 boletos gratuitos para asistir al discurso del papa Francisco el 26 de septiembre en el parque Independence Mall se agotaron el martes en menos de 2 minutos, algunas personas inmediatamente los pusieron a la venta en línea.

Pero tres amigos de Westchester, Nueva York, organizaron un concurso de ensayos a cambio de sus entradas.

Terry Casey, de los suburbios de Filadelfia, ganó un par de entradas con su composición. El segundo nombre del primer hijo de Casey es Francis en honor al papa, su esposa es maestra de latín y él da clases de educación religiosa, especialmente a estudiantes de catecismo.

Ambos tienen educación jesuita, y en su ensayo escribió: "Ambos hemos seguido con regocijo el esparcimiento del mensaje del Papa Francisco alrededor del mundo".

Casey, de 28 años y coordinador de comunicaciones y redes sociales en el Penn Memory Center de Filadelfia, se dijo particularmente complacido con la habilidad de Francisco de generar interés en temas religiosos, incluso entre los no católicos.

"Por primera vez en muchos, muchos años, existen muchos no católicos emocionados sobre lo que dice y hace la Iglesia católica", comentó Casey.

Hasta antes de ganar el concurso, Casey se había resignado a ver el discurso papal en una pantalla gigante.

La Arquidiócesis de Filadelfia informó que 10.000 entradas estuvieron disponibles el miércoles por la tarde para la clausura del festival del Encuentro Mundial de Familias en el Benjamin Franklin Parkway, el 26 de septiembre. Por la noche estaban programadas a salir otros 10.000 boletos para la misa papal del 27 de septiembre.

Los boletos para ambos eventos estaban disponibles a las primeras personas que llegaran. Cada persona tenía derecho a cuatro entradas como máximo.