El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, diputado oficialista Diosdado Cabello, desestimó el miércoles la sentencia que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordenó al Estado venezolano restablecer la frecuencia que no se renovó al canal privado RCTV, y afirmó que era inadmisible la injerencia de cualquier organismo internacional en este país.

"Esa sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos agárrenla y la doblan bien, se la meten en un bolsillo. Venezuela es un país libre y soberano que administra el espectro radioeléctrico como lo administra cualquier estado libre", dijo Cabello en un discurso que ofreció durante una sesión que realizaron congresistas oficialistas en el estado occidental del Zulia.

Sostuvo que era "total y absolutamente inadmisible cualquier injerencia de sacro organismos internacionales" en Venezuela.

La CorteIDH, con sede en San José, Costa Rica, difundió esta semana una sentencia en la que ordenó el restablecimiento de la frecuencia y bienes a RCTV, y se determinó que el estado venezolano incurrió en una violación indirecta al ejercicio de la libertad de expresión al utilizar mecanismos tendientes a impedir la libre circulación de ideas y opiniones.

Asimismo, la Corte ordenó el pago de 10.000 dólares a los accionistas y 50.000 a los trabajadores de Radio Caracas Televisión, RCTV, mencionados en la sentencia, monto que deberá ser pagado en el plazo de un año.

En mayo del 2007 RCTV, que era fuerte crítico del gobierno, cesó sus transmisiones en señal abierta luego que el entonces presidente Hugo Chávez se negó a renovarle la concesión alegando que la televisora respaldó el fallido golpe de estado del 2002.

Venezuela salió en el 2013 de la tutela de la CorteIDH por una acción que ejerció el gobierno venezolano, pero quedó abierta la opción para que cualquier denuncia sobre violaciones de derechos humanos sea llevada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, que puede dictar medidas cautelares de protección.