Jonás Cuarón estrena este domingo su película "Desierto" en el Festival Internacional de Cine de Toronto, y el cineasta mexicano no podría estar más contento.

"Estoy muy emocionado de lo que sucede en Toronto", dijo el miércoles en una entrevista con The Associated Press en México. "Es un festival que lanza y posiciona las películas muy bien".

La 40 edición del festival canadiense comienza el jueves.

"Desierto" es el segundo largometraje de Cuarón tras el éxito obtenido por "Gravity", la épica espacial dirigida por su padre, Alfonso Cuarón, con quien escribió el guion. Para "Desierto" Jonás volvió a coescribir, esta vez con el nieto de Gabriel García Márquez, Mateo García.

Gael García Bernal protagoniza la cinta en el papel de Moisés, un hombre que busca cruzar la frontera con Estados Unidos con un grupo de inmigrantes cuando un vigilante estadounidense (un hombre que cuidan la frontera por sus propios medios) interpretado por Jeffrey Dean Morgan comienza a perseguirlos.

"Desde que estaba escribiendo el guion siempre pensaba en Gael", dijo Cuarón. "Me di cuenta que Gael había hecho varios documentales sobre el tema, sabía que Gael antes empezar la película ya había hecho su labor de investigación como actor", agregó sobre el actor mexicano que recreó el recorrido de un inmigrante centroamericano en el documental "¿Quién es Dayani Cristal?" de Marc Silver.

Cuarón buscaba crear una película "visceral" pero que abordara temas de profundidad.

"El fenómeno migratorio ha existido toda la historia de la humanidad, para mí era un tema muy interesante arquetípicamente del cual hablar", apuntó. "Ahora es muy importante en la frontera de México con Estados Unidos, pero también en África, Europa, Asia".

La cinta se filmó en su mayoría en el estado de Baja California Sur y tiene algunas escenas en Baja California, estado colindante con Estados Unidos.

"El desierto es uno de los personajes más importantes de esta película", dijo el realizador. "Yo estuve tres años investigando, yendo a distintos desiertos, me acabó interesando mucho el desierto de Baja California porque tenía lo que yo necesitaba para la historia".

Se trata de un proyecto familiar. Los productores fueron su padre, que actualmente encabeza el jurado del Festival de Cine de Venecia, y su tío Carlos Cuarón, director de "Rudo y Cursi".

"Fue la oportunidad de hacer una primera colaboración entre los tres que por supuesto no será la única, nada más es la primera", dijo Carlos Cuarón. "Me atrajeron las dos cosas: poder colaborar con mi hermano y mi sobrino, pero sobre todo lo que este loquito traía en la cabeza".

Carlos estuvo junto con Alfonso un par de días en el rodaje y dijo que le dio un par de consejos a Jonás, pues era su primer proyecto en locación tras haber realizado su ópera prima "Año uña" (2007) con miles de fotografías, pero aclaró que lo hizo sin entrometerse.

"Es la película de Jonás y Jonás debe tener toda la libertad creativa que él quisiera tener. Los dos días que sí fuimos al set Alfonso y yo fue increíble", expresó.

Jonás Cuarón, quien reside en la Ciudad de México, ideó junto con su padre "Gravity", que en 2014 se alzó con siete premios Oscar que incluyeron mejor dirección. Haber pasado por el Olimpo del cine estadounidense le hace abordar sus cintas con una perspectiva internacional.

"El cine es un lenguaje universal, creo que soy un cineasta como todos y lo de latinoamericano ya es una consigna que nos ponen", dijo.

La revista The Hollywood Reporter lo calificó en un artículo reciente como un "niño prodigio" del cine junto con directores de 35 años o menos como Damien Chazelle ("Whiplash") y Marielle Heller ("The Diary of a Teenage Girl"), quienes también presentarán cintas en Toronto.

"No sé qué tan niño", dijo Jonás de 32 años.

"Y qué tan prodigio", agregó su tío con humor.