Tom Dumoulin ganó el miércoles la 17ma etapa de la Vuelta a España y recuperó el liderato de la clasificación general, en la que el colombiano Nairo Quintana escaló tres posiciones para ubicarse quinto.

El holandés del equipo Giant-Alpecin cronometró 46 minutos, 1 segundo en la contrarreloj individual de 38,7 kilómetros en Burgos. Maciej Bodnar (Tinkoff-Saxo) llegó segundo a 1:04, y el español Alejandro Valverde, compañero de Quintana en el equipo Movistar, arribó tercero a 1:08.

"Estoy muy contento por el desenlace de esta contrarreloj", dijo Dumoulin, de 24 años. "Ahora soy candidato a ganar la Vuelta, pero la carrera no ha terminado".

Quintana cruzó la meta sexto, a 1:33, y ahora ocupa la quinta casilla en la general, a 2:53 de Dumoulin.

El colombiano, subcampeón del Tour de Francia, se rezagó en la general la semana pasada al sufrir de fiebre y diarrea, e intenta trepar posiciones antes del final el domingo en Madrid.

"No sé si ya estoy al 100% de condición, pero sí me siento muy recuperado y la moral después de esta crono está muy arriba", comentó Quintana. "¿Luchar por el podio? Seguramente; no perdemos nada si lo intentamos y habrá que pelear para acabar bien esta Vuelta".

Fabio Aru marcha segundo en la general, a tres segundos de Dumoulin, y el español Joaquim Rodríguez, a quien el holandés quitó el maillot rojo, marcha tercero a 1:15.

Dumoulin dijo que espera que la etapa más difícil sea la penúltima del sábado, un recorrido de montaña de 175,8 kilómetros desde San Lorenzo de El Escorial hasta Cerdedilla, que incluye cuatro puertos de montaña categoría uno.

La etapa del jueves es una ruta de montaña de 204 kilómetros entre Roa y Riaza, que incluye un ascenso categoría uno hasta Puerto de la Quesera.