El Museo de Arte Moderno de Nueva York ha dedicado todo un piso a las esculturas de Pablo Picasso en la primera gran exhibición de su obra tridimensional que se realiza en casi 50 años en Estados Unidos.

Desde su pieza más temprana, una diminuta figura de terracota de una mujer sentada creada en 1902, a la cabeza de una mujer elaborada en 1964, la muestra "Picasso Sculpture" tiene más de 140 obras en préstamo de colecciones privadas y públicas que resaltan el alcance, gama y variedad de sus piezas, como su conocido bronce "She-Goat" de 1950 y "Guitar" de metal laminado de la propia colección del MoMA.

El MoMA es el único museo estadounidense que albergará la muestra. Estará abierta al público desde el 14 de septiembre hasta el 7 de febrero.

El artista español era un maestro de la pintura, no de la escultura, por lo que esto le permitía "ser extremadamente libre al pensar sobre lo que era una escultura", dijo la cocuradora Ann Temkin. "El grado de invención en términos de material y técnicas que empleó introdujeron ideas completamente nuevas que no se habían involucrado en la realización de una escultura" antes, agregó.

Su manejo "revolucionario" en este arte tuvo un enorme impacto en otros creadores, señaló Temkin.

Picasso, quien murió en 1973, veía a sus esculturas como compañeras, y las mantuvo en su posesión durante su vida. Esto explica en parte por qué sus obras tridimensionales son menos conocidas que sus pinturas.

"Las mantenía en las habitaciones de su casa y en todos los espacios de su estudio", dijo Temkin. "Para él eran sus cosas mientras que las pinturas eran algo que hacía para exhibir y para vender".

Picasso creó cerca de 700 esculturas, mientras que en pintura llegó a hacer 4.300 obras. Las hacía en fases, a veces con recesos de varios años. Cada vez que las retomaba comenzaba con materiales y técnicas completamente distintos.

La muestra es presentada cronológicamente, comienza cuando el artista tenía 20 años y hacía esculturas más tradicionales, modeladas en arcilla o yeso y vaciadas en bronce, que se asemejan más al trabajo de alguien "como Rodin", dijo la cocuradora.

Pero rápidamente comenzó a tallar madera tras conocer el arte de África y Oceanía.

Durante su época cubista creó esculturas de pedazos de madera, cartón, latas y otros materiales. "Eso era completamente nuevo", dijo Temkin quien mencionó su "Glass of Absinthe", una edición de seis esculturas de bronce idénticas pintadas a mano con patrones diferentes que incorporan una cuchara de plata y un cubo de azúcar.

Después, tras cerca de una década sin hacer esculturas, Picasso entró en la fase surrealista, un brote de creatividad que nuevamente "resultó en nuevas formas, figuras y materiales", dijo Anne Umland, quien organizó la exposición con Temkin.

Esta era una nueva manera de trabajar con soldadura, dijeron las curadoras.

También trabajó con ensambles usando objetos que encontraba como en "A Head of a Warrior", cuyos ojos están hechos con pelotas de tenis de la cancha que tenía Picasso.

Una muestra en París de 1966 presentó al público su obra escultórica.

"Ese fue el momento en el que Picasso accedió por primera vez a dejar que sus esculturas salieran de su estudio en masa", dijo Umland. "Esa fue la primera vez que el público tuvo la oportunidad de ver el alcance de sus esculturas".

Al año siguiente el MoMA presentó "The Sculpture of Picasso", la primera muestra de sus esculturas en Norteamérica.

"Picasso Sculpture" es presentada en colaboración con el Musée National Picasso-Paris, que prestó 40 piezas para la muestra.