La empresa ferroviaria danesa DSB informó que todo el servicio se ha interrumpido entre Dinamarca y Alemania después que la policía de Dinamarca detuvo a cientos de migrantes que cruzaron la frontera en tren.

La portavoz de la policía Anne Soe dijo que unos cien migrantes que llegaron el miércoles desde Alemania se niegan a bajarse de un tren en la ciudad portuaria de Roedby. Agregó que no desean ser registrados en Dinamarca.

"Estamos hablando con ellos e intentamos convencerlos de que salgan", agregó Soe. "Las cosas están bien y calmadas, pero claro que algunas personas están un poco tensas".

Según las reglas de la Unión Europea, las personas que buscan asilo deben hacerlo en el primer país de la UE al que llegan y no viajar de un país a otro.

Muchos de los migrantes dicen que quieren viajar a Suecia, Noruega o Finlandia porque tienen familiares allí o porque creen que son mejores las condiciones para obtener asilo.

La policía danesa también cerró la autopista en la península Jutland después de que unos 300 migrantes que habían cruzado la frontera de Alemania dejaran una escuela en donde habían sido albergados y comenzaran a caminar al norte.

Los funcionarios daneses dijeron que se habían puesto en contacto con Suecia para ver si los dos países podían hacer una excepción a la regla de la UE y dejar que los migrantes llegaran a Suecia ya que muchos no desean permanecer en Dinamarca.

Sin embargo, Fredrik Beijer, el director legal de la Agencia de Inmigración sueca, le dijo a The Associated Press que no veía cómo darle la vuelta a las reglas de la UE.

Agregó que los migrantes y refugiados que entran a la UE tienen el derecho a solicitar asilo en el bloque "pero no tienen el derecho de escoger en qué país solicitar el asilo".

___

El periodista de Associated Press Karl Ritter contribuyó a este despacho.