El príncipe Ali bin al-Hussein anunció su candidatura para la presidencia de la FIFA, con una promesa de luchar "contra la corrupción arraigada y las tratas políticas" y de promover la transparencia en el organismo rector del fútbol mundial.

El príncipe también pareció criticar al favorito en la contienda presidencial, el líder de la UEFA Michel Platini, aunque sin mencionarlo por nombre.

El jordano de 39 años hizo su anuncio en una actividad cuidadosamente coreografiada, frente a unos 300 invitados, incluyendo jóvenes jordanos y diplomáticos extranjeros, en un anfiteatro romano en la capital Amán. Niños vestidos con uniformes de fútbol rodearon al príncipe al anunciar su candidatura en árabe, para luego anunciar su agenda en inglés.

Dijo que, de ser elegido, delegará algunos poderes que actualmente están en manos de la FIFA a las asociaciones nacionales. Prometió invertir más en el desarrollo del fútbol, asegurar que cada asociación tenga un estadio nacional en cuatro años, fomentar el fútbol de mujeres y combatir "la plaga del arreglo de partidos".

El príncipe presentó una candidatura en mayo, cuando enfrentó a Joseph Blatter en las elecciones de la FIFA, y consiguió suficientes votos para llevar el proceso a una segunda ronda. Sin embargo, se retiró antes de esa segunda votación.

Cuatro días después, Blatter anunció que dejará el cargo, en medio de investigaciones de los gobiernos de Estados Unidos y Suiza por corrupción en el fútbol.

El príncipe Ali pareció insinuar que Platini, su ex aliado, no tiene valor y no lo respaldó completamente cuando retó a Blatter en mayo.

"Fui el único que se atrevió a retar al señor Blatter por la presidencia de la FIFA", dijo. "Y tuve el valor de luchar por el cambio al que otros temían".

"Yo concedí esa elección. No porque no fuese el mejor candidato, sino porque otros me utilizaron para sus propios fines. Ellos no tuvieron las agallas de candidatearse, pero yo sí".

"Dejen que sea claro", agregó sobre su nueva candidatura, "quiero terminar lo que empecé".

Esta semana, el príncipe había dicho que Platini es la persona incorrecta para tomar las riendas de la FIFA, tomando en cuenta los lazos que el francés tuvo con Blatter.

La elección será en febrero. El príncipe Ali y otros candidatos tienen hasta el 26 de octubre para conseguir el endoso de cinco federaciones para participar.

El miércoles, reconoció que reformar la FIFA será una tarea difícil.

"La FIFA sólo puede cambiar con nuevos líderes", indicó. "No creo que la FIFA puede devolverle el deporte al mundo sin un nuevo liderazgo, que no está manchado por las prácticas del pasado".

"Tenemos que superar la corrupción tan arraigada y las tratas políticas", agregó. "La FIFA no será administrada como un reino personal de un grupito todopoderoso".