Puerto Rico se prepara para una extensa serie de recortes presupuestales luego de que el gobierno anunció el miércoles un esperado plan de reforma fiscal que reduciría gran parte de los 72.000 millones de dólares en deuda pública de la isla, e hizo un llamado para restructurar el resto del adeudo a expensas de los titulares de bonos.

El plan a cinco años propone que el gobierno recorte subsidios a municipalidades y a la Universidad de Puerto Rico, ofrezca jubilación temprana y reorganice o fusione agencias gubernamentales. También hace un llamado para que el gobierno extienda hasta 2021 la ley que congelaría las nuevas contrataciones, los incrementos salariales y los contratos colectivos.

El gobernador Alejandro García Padilla reconoció durante un discurso televisado que los puertorriqueños ya han tenido que soportar nuevos impuestos, incremento en el costo de servicios públicos, y despidos durante el estancamiento económico que lleva ya casi una década.

"Nuestro país enfrenta una crisis fiscal y económica sin precedentes en su historia reciente", comentó. "A nuestra gente se le han pedido muchos sacrificios".

Durante un informe de antecedentes realizado el martes, miembros del grupo que trabajaron en el plan informaron que el Banco de Desarrollo Económico de Puerto Rico se quedaría sin fondos para finales del año si no se tomaban acciones urgentes, y advirtieron que el gobierno de la isla enfrentaría una crisis de liquidez el año entrante a menos que se implementara el plan.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos informó que revisaba el plan y recalcó que Puerto Rico sigue necesitando de un proceso ordenado para atender sus compromisos.

"La situación sigue siendo urgente y necesita atención inmediata del Congreso", señaló la agencia. "Bajo las condiciones actuales, sin un régimen legal comprobado e instalado, una resolución a las obligaciones fiscales de Puerto Rico sería caótica, prolongada y costosa tanto para Puerto Rico como para Estados Unidos".

No está claro cómo es que los acreedores y tenedores de bonos reaccionarán al plan, que cubre solo 47.000 millones de la deuda pública de la isla y aún requiere la aprobación de la Legislatura y el gobernador de Puerto Rico. García ha dicho anteriormente que la deuda pública de 72.000 millones de dólares es impagable y necesita ser reestructurada.

Incluso si se implementa el plan, las autoridades advirtieron que el gobierno aún enfrentaría un vacío financiero de 14.000 millones entre 2016 y 2020, y no podría cumplir con los pagos de deudas programados sin afectar servicios esenciales. Las autoridades advirtieron que se necesita llegar a un acuerdo con los acreedores para evitar lo que definieron como un incumplimiento desordenado y una maraña legal.

"Las medidas fiscales del plan por sí solas no nos sacarán del hoyo en el que nos encontramos", dijo García. "Es hora que los acreedores vengan a la mesa y compartan el sacrificio".

___

Danica Coto está en Twitter como: www.twitter.com/danicacoto