Un buen arranque el miércoles en la bolsa de valores neoyorquina se transformó en una racha de ventas por la tarde, lo que les recordó a los inversionistas que el mercado sigue inestable.

Wall Street comenzó el día con sólidas ganancias ante el optimismo de que los gobiernos asiáticos harán más para incrementar el crecimiento en la región. La bolsa japonesa logró su mayor avance en casi siete años luego de que los comentarios del primer ministro aumentaran la expectativa de que haya más medidas para reforzar el crecimiento económico.

Luego el mercado accionario descendió gradualmente después de un momento en el que una buena noticia puede generar temores de que se avecine una mala. Un informe gubernamental dado a conocer a media mañana mostró que el número de empleos disponibles se incrementó notablemente en julio a su nivel más alto en 15 años. Eso, sumado a la evidencia de que las contrataciones se mantienen sólidas, podría provocar que la Reserva Federal incremente las tasas de interés en sus reuniones a finales de mes.

Al momento del cierre, el promedio industrial Dow Jones había fluctuado en más de 400 puntos de su mejor momento del día. El índice había gozado la jornada previa de su segunda mejor jornada del año.

El informe "enfrió un poco el mercado", dijo Karen Cavanaugh estratega de mercado para Voya Financial. "Definitivamente habrá más volatilidad, pero es parte de un mercado normal".

El Dow perdió 239.11 puntos, 1,5%, para quedar en 16.253,57, mientras que el índice Standard & Poor's 500 descendió 27,37 unidades, 0,8%, ubicándose en 1.942.04. El compuesto Nasdaq cayó 55,40 puntos, 1,2%, para terminar en 4.756,53.

Las vacantes laborales se incrementaron en 8% hasta las 5,75 millones en julio, la mayor cantidad desde que comenzaron a llevarse registros al respecto en 2000, informó el miércoles el Departamento del Trabajo. Un informe por separado el viernes mostró que el desempleo en Estados Unidos cayó a su punto más bajo en siete años, con 5,1% el mes pasado. Si las contrataciones siguen mejorando, podría generar salarios más altos y un incremento a la inflación.

La Fed ha mantenido sus tasas de interés cercanas a cero durante casi ocho años. Dichas cifras han beneficiado a las acciones, impulsando una tendencia alcista de seis años y medio. La dinámica podría cambiar si las evidencias de que la economía ha mejorado generan un incremento a las tasas de interés por primera vez en casi una década.

"La Fed ha sido una de las bases principales del mercado accionario y la economía", dijo Kate Warne, estratega de inversiones en Edward Jones. "No es sorpresa que, a medida que comienza a dejar de aplicar su extraordinario apoyo, los inversionistas se sientan un poco más nerviosos sobre el futuro".

El declive del miércoles estuvo encabezado por el mercado energético, luego de que el precio del petróleo descendiera por tercer día en fila.

El precio del crudo cayó ante la preocupación de que el abasto global siga siendo superior a la demanda. El petróleo estadounidense de referencia perdió 1,79 dólares para terminar en 44,14 dólares por barril en Nueva York, y el crudo Brent, un referente internacional, perdió 1,94 dólares, para terminar en 47,58 dólares por barril en Londres.

Entre los grandes perdedores de la jornada estuvo la cadena de librerías Barnes & Noble, cuyas acciones perdieron 4,50 dólares, 28%, para terminar en 11,80, luego de reportar pérdidas en el trimestre mayores a las anticipadas.

En contraparte, Netflix obtuvo las mayores ganancias en el índice S&P 500, al subir 4,23 dólares, el 4,5%, y ubicarse en 99,18 dólares.

El mercado de bonos gubernamentales sufrió pocos cambios. El rendimiento a 10 años de la nota del Tesoro se mantuvo estable a 2,19% con respecto a la jornada anterior.

El precio del oro cayó 19 dólares para terminar en 1.102 por onza.

En Europa, el CAC 40 de Francia avanzó 1,4%, mientras que el DAX alemán subió 0,3%. El FTSE 100 británico registró un alza de 1,3%.