Autoridades en Alemania acusaron a un alemán de 25 años de pertenecer a una organización terrorista y de haberse unido al grupo Estado Islámico en Siria. Además, en un caso por separado, la justicia alemana sentenció a un ciudadano de 36 años por combatir con una rama del grupo extremista.

La fiscalía federal informó el miércoles que el sospechoso, identificado sólo como Nils D. en cumplimiento con las normas de privacidad alemanas, viajó a Siria en torno a octubre de 2013 para unirse al grupo.

Agregaron que el acusado recibió armas de fuego, explosivos y entrenamiento de abril a noviembre de 2014 y tenía la tarea de localizar a desertores.

También está acusado de proporcionar a la organización hasta 9.000 euros (10.060 dólares).

Regresó a Alemania en noviembre de 2014 y fue arrestado el 10 de enero de este año en la zona de Dusseldorf. Estaba bajo custodia desde entonces.

Las autoridades indicaron que no hay pruebas de que estuviera planeando ataques en Alemania.

Por otra parte, una corte en Berlín informó que fue sentenciado un hombre de 36 años acusado de pertenecer a la organización terrorista Junad Al-Sham, aliada del Estado Islámico.

El portavoz del tribunal berlinés Tobias Kaehne informó que Fatih K., cuyo apellido no fue revelado en cumplimiento de las normas de privacidad, fue sentenciado a seis años de cárcel. El ciudadano alemán ya había sido hallado culpable en 2011 de apoyar a diferentes organizaciones terroristas y pasó dos años en prisión.

En este caso, la corte halló que el acusado viajó a Siria a mediados de 2013 para unirse al grupo y recibir entrenamiento militar. También fue camarógrafo en diversos videos propagandísticos.

Regresó a Alemania a finales de ese mismo año y fue arrestado en 2014. Un cómplice llamado Fatih I. fue hallado culpable en junio de apoyar a Junad Al-Sham.