Una agricultora que se hizo pasar por una princesa descendiente de la dinastía Qing en una estafa de más de 2.000 millones de yuanes (315.000 dólares) fue condenada a una pena de cárcel de 13 años y medio por fraude, dijo un tribunal.

Wang Fengying y el otro acusado en el caso, Yang Janglin, dijeron que la mujer se hizo pasar por la princesa Changping y convenció a inversionistas para que le prestasen dinero con el que poder recuperar bienes valorados en miles de millones de dólares retenidos por las autoridades, dijo la corte de distrito de Lianhu, en la provincia de Shaanxi.

Prometían una alta rentabilidad de las inversiones y la estafa duró dos años hasta que una de las víctimas acudió a la policía, explicó la corte el martes. En ese tiempo, Wang había comprado un auto y entregado el primer plazo para un departamento.

La policía se incautó de 41 barras de oro, miles de dólares falsos y mapas de tesoros que Wang ofrecía a sus víctimas como garantía.

El otro acusado, Yang, fue condenado a 12 años de cárcel. A ambos se les impuso el lunes una fianza de 500.000 yuanes (80.000 dólares).