El principal sospechoso en el atentado en un santuario de Bangkok el pasado 17 de agosto dijo que se reunió con la persona que colocó el artefacto en el exterior de una estación de tren y le entregó una pesada mochila justo antes de la explosión, dijo la policía tailandesa el miércoles.

La policía anunció el avance en la investigación al escoltar al sospechoso al lugar de la presunta entrega y también al santuario de Erawan, donde tuvo lugar el atentado que causó 20 muertos.

El portavoz de la policía nacional, Prawut Thavornsiri, dijo a periodistas que el sospechoso contó a los interrogadores que la mochila "era pesada y era una bomba".

La policía identificó al hombre como Yusufu Mierili. Su nacionalidad no ha sido confirmada pero la policía dice que tenía pasaporte chino.

Es uno de los dos hombres detenidos desde el atentado. La persona que supuestamente colocó la bomba sigue desaparecida.