Como jugador, fue uno de los armadores más exitosos en la historia de la NBA. Ahora Steve Nash trata de duplicar ese éxito como dirigente del equipo de Canadá que lucha por ganar uno de dos pasajes a los Juegos Olímpicos de 2016.

Hasta el momento, todo va bien.

Nash, dos veces Jugador Más Valioso de la NBA, se retiró tras 19 campañas y aceptó el puesto como gerente general del seleccionado de su país.

El ejecutivo de 41 años y su grupo de trabajo armaron un equipo talentoso y joven que cuenta con nueve jugadores de la NBA y que en el Preolímpico de México suma cuatro triunfos en fila. Canadá tiene amarrado ya su pase a las semifinales del torneo regional, que otorga un par de pases directos a Río 2016.

"Esto es lo que tenía en mente, hubo momentos en los que no sabía si la curva de crecimiento iría como lo planeamos, porque tuvimos 10 minutos muy malos ante Argentina", dijo Nash sobre el único revés de su equipo en la competencia. "Pero luego hemos jugado bien, no diría que estoy sorprendido, diría que lo estoy disfrutando".

En la escuadra de Nash sobresale la figura de Andrew Wiggins, quien tiene apenas 20 años y fue Novato del Año la temporada pasada. De los otros ocho jugadores que están en la NBA, el más veterano es el pívot de los Lakers de Los Ángeles, Robert Sacre, con 26 años.

El jugador más veterano en el plantel es el ala-pívot Aaron Doornekamp, de 29 años.

"La historia del equipo es que tenemos poca experiencia colectiva junta en torneos internacionales. Hemos sufrido con algunas reglas que no conocemos", dijo Nash. "Nuestro problema es que nunca se sabe qué va a pasar en algunas fases del juego donde se necesita tener experiencia, pero creo que vamos por el camino correcto".

Canadá aún tiene partidos pendientes de segunda ronda ante México y República Dominicana para definir su rival de semifinales. Busca su primera clasificación a unos Olímpicos desde Sydney 2000, cuando Nash era el armador, dirigido por el actual entrenador del equipo Jay Triano.

En ese equipo, además de Nash, Canadá sólo tenía un jugador de NBA. Ahora, con el talento que ostenta, el combinado no sólo luce favorito para ganar este torneo sino para hacer ruido en Río.

"Diría que el cielo es el límite para este equipo porque tenemos mucho talento, profundidad y balance", añadió Nash. "Pero tenemos que seguir creciendo, sabemos que podemos competir y que lo único que tenemos en contra es la falta de experiencia. Pero trato de no preocuparme por cosas que no puedo controlar, por ahora mi papel ya es sólo estar sentado viendo los partidos y ser el mejor animador posible".