Presuntos pandilleros asesinaron el martes a cuatro jornaleros en una plantación de plátanos en una zona rural, donde también se reportó el asesinato de dos mujeres en un mismo caserío, pero en diferentes hechos, según informes de las autoridades.

La Policía Nacional Civil y la Fiscalía General de la República informaron que el cuádruple homicidio se registró en el cantón Iglesia Vieja, del municipio de San Dionisio, del departamento de Usulután, a 118 kilómetros al sudeste de la capital, cuando los hombres trabajaban en la plantación de plátanos.

Según la Policía los hombres identificados como José Víctor Alas, de 29 años, Roberto Carlos Ayala, de 30; José Elíseo Penado, de 26: y Guillermo Joya, de 27, fueron atacados con armas de fuego por presuntos pandilleros.

Las autoridades también informaron del asesinato de Mabel del Rosario Hernández, de 39 años de edad, y Mayra Idalia Carranza, de 32 años.

Los asesinatos ocurrieron en dos pequeñas comunidades del cantón El Zamorano, del municipio de Jiquilisco, departamento de Usulután a 106 kilómetros al sudeste de San Salvador.

Las autoridades sospechan que el asesinato de las dos mujeres fue perpetrado por una misma estructura criminal que opera en la zona. En este lugar hay una fuerte presencia de las pandillas.

En otro hecho de violencia, las autoridades informaron del asesinato de William Edenilson Bonilla Álvarez, de 30 años; y Verónica Guadalupe Guzmán Hernández, de 27, perpetrado la noche del lunes por presuntos pandilleros en la comunidad San José, del municipio de Mejicanos, en la periferia norte de la capital.

Según el informe de la Policía, los delincuentes llegaron hasta la casa de las víctimas que les habrían permitido ingresar y después de varios minutos colocaron a sus víctimas boca abajo y les dispararon por la espalda.

Los criminales se llevaron dinero en efectivo y teléfonos celulares. Según las investigaciones el hombre asesinado había colaborado con las pandillas.

Las autoridades le atribuyen a las pandillas la mayoría de los asesinatos, producto de enfrentamientos a tiros con las fuerzas de seguridad pública, disputas entre estructuras rivales o purgas internas.

Pero el director del estatal instituto de Medicina legal, el médico psiquiatra Miguel Fortín Magaña, ha dicho que no se puede afirmar que la mayoría de las víctimas de los homicidios son personas vinculadas con estas estructuras criminales debido a que no hay una investigación científica que lo confirme.

Defensores de los derechos humanos también han pedido que se investigue la posible participación de grupos de extermino.