Los palestinos exhortaron a las Naciones Unidas para que presionen a Israel para que permita que refugiados palestinos atrapados en el conflicto sirio viajen a Cisjordania y Gaza.

El embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansour, dijo el martes que la "intransigencia (de Israel) no puede aceptarse ni justificarse" y no debería permitírsele "evitar que traigamos a nuestros refugiados a la seguridad en su propia patria".

En cartas idénticas dirigidas al Consejo de Seguridad, la Asamblea General y el secretario general, dijo que por lo menos 480.000 refugiados palestinos permanecen en Siria, de los cuales más de la mitad han sido desplazados de sus campamentos de refugiados y 95% necesitan ayuda humanitaria.

Mansour exhortó a la ONU y a la comunidad internacional a que apoyen el esfuerzo de llevar a los refugiados a territorios palestinos "como un tema de urgencia humanitaria, moral y política".