Una exobispa episcopal se declaró el martes culpable de homicidio involuntario, de conducir en estado de ebriedad y de haber huido del lugar donde mató a un ciclista.

Bajo un acuerdo con fiscales, el estado solicitará el próximo mes a un juez de Tribunal de Circuito de Baltimore que sentencie a Heather Cook a 10 años de prisión.

Cook, quien entonces era una obispa recién instalada en la Diócesis Episcopal de Maryland, atropelló el 27 de diciembre a Tom Palermo, de 41 años, sobre un carril de bicicletas cerca de su casa en North Baltimore. Su nivel de contenido de alcohol en la sangre fue de 0.22%; el límite en Maryland es de 0,08%.

Cook, de 58 años, presentó su declaratoria de culpabilidad el día previo al inicio de su juicio. Se declaró culpable de homicidio involuntario con automóvil, de huir del lugar de un accidente fatal, manejar en estado de ebriedad y de escribir mensajes de texto mientras conducía.

Cook renunció a su cargo de obispa poco después de la presentación de cargos en su contra, y la Iglesia Episcopal revocó sus credenciales eclesiásticas.

El acuerdo con la fiscalía solicita a un juez que sentencie a Cook el 27 de octubre a 20 años de prisión con suspensión de 10 años. Además estaría en libertad condicional durante cinco años.

Cook se declaró inocente en abril a 13 cargos en su contra.