El cardenal emérito chileno Francisco Errázuriz negó el martes haber encubierto al sacerdote acusado de pedofilia Fernando Karadima, como afirma el defensor de las víctimas del cura.

Errázuriz fue arzobispo de Santiago entre 1998 y 2010 y desde 2003 recibió denuncias de abusos sexuales por parte de Karadima.

"Puede tener la seguridad, eso sí, de que jamás he encubierto al padre Karadima", dijo Errázuriz el martes al vespertino La Segunda desde México.

El cardenal emérito inició las indagaciones después de que las denuncias contra Karadima aparecieron en un reportaje de la televisión estatal en 2010. A comienzos de 2011 el Vaticano encontró a Karadima culpable de múltiples abusos sexuales y lo condenó a una vida de "oración y penitencia".

En un juicio civil, posterior al eclesiástico, Errázuriz dijo que no investigó a Karadima porque en la época de las denuncias "yo tenía dudas acerca de la verosimilitud de los hechos expuestos".

Errázuriz, que ha sido sindicado como encubridor en otros casos de abusos sexuales, fue integrado por el papa Francisco a un comité que le propondrá reformas a la curia romana.

Juan Pablo Hermosilla, defensor de tres víctimas de Karadima, dijo el martes a radio ADN que dos cartas publicadas la víspera por el periódico The Clinic, atribuidas al cardenal, "permiten indicar claramente que hubo una dirección de parte de autoridades de la Iglesia a personas para lograr coordinar actos de encubrimiento".

En una misiva dirigida a un vicario Errázuriz lo critica por la forma en que llevó un caso de abusos y en otra enviada a Karadima le indica cómo presentar su renuncia para que sus feligreses sepan que se retira porque cumplió 75 años y no por las denuncias.

En un comunicado, el arzobispado de Santiago dijo el martes que "ninguno de los antecedentes aportados por los demandantes es prueba de encubrimiento de los abusos sexuales".

Las cartas serán usadas como pruebas contra Errázuriz en un juicio civil presentado por tres víctimas de Karadima contra el arzobispado, al que exigen una indemnización de 450 millones de pesos (unos 645.000 dólares), que está próximo a entrar en su etapa probatoria.