Tres instituciones que trabajaron juntas para luchar contra la ceguera y la pobreza en África, comparten ahora un premio de un millón de euros (1.1 millones de dólares) concedido por una fundación portuguesa.

El premio, anunciado el lunes por la noche, fue para el centro oftalmológico comunitario Kilimanjaro, con sede en Tanzania, la Fundación Seva estadounidense y Seva Canadá.

Los tres grupos participan en un proyecto para curar la ceguera de indigentes africanos al tiempo que promociona proyectos de desarrollo solidario y microcréditos para mejorar las vidas de sus destinatarios.

El Premio Visión anual que concede la fundación Champalimaud fue creado en 2007 y presume de ser el galardón de más montante económico en el mundo de la oftalmología y uno de los premios científicos más importantes del mundo.

La fundación explicó que con el dinero del premio de este año se curará a miles de niños africanos viejos y se ayudará a otros a mantener la vista.