Justo cuando los Browns comenzaban su preparación para el primer partido de la campaña, el equipo ha suspendido indefinidamente al coach de la línea ofensiva Andy Moeller por un incidente no especificado que sucedió el fin de semana.

Moeller, que está en su segunda temporada con Cleveland después de seis campañas en Baltimore, tiene un historial de casos relacionados con alcoholismo. En 2011, la NFL lo suspendió un par de partidos y lo multó con 47.000 dólares debido a una condena por conducir en ebriedad.

El coach se encontraba el lunes en la mañana en la instalación para una sesión de entrenamiento con ropa deportiva ligera y sin contacto. Cuando el equipo terminó la práctica, los Browns anunciaron en un comunicado la suspensión de Moeller.

"El fin de semana, Andy estuvo implicado en un incidente que incluyó afirmaciones que consideramos muy seriamente", se dijo en el comunicado.

"Tras seguir nuestro protocolo interno decidimos que en este preciso momento lo más conveniente para el equipo y Andy es que él se tome un tiempo fuera de la organización a fin de que se concentre en sus asuntos personales. Vamos a respetar el proceso de la investigación en este asunto personal y no haremos más declaraciones al respecto en este momento".

El equipo no facilitó mayores detalles. The Associated Press dejó un mensaje en busca de posible información con la policía de la localidad de Berea.

El entrenador Mike Pettine dijo que el coach adjunto asumirá la preparación de la línea ofensiva por la ausencia de Moeller.

No es el inicio ideal de campaña para los Browns, que jugarán el domingo su primer encuentro, de visitantes contra los Jets de Nueva York.

El gerente general Ray Farmer comenzó el lunes su sanción de cuatro partidos por enviar mensajes de texto a la banca en tanto que el wide receiver estrella Josh Gordon fue suspendido un año por múltiples infracciones a la política de la liga contra el uso de sustancias.