La agencia alemana de inteligencia exterior, BND, ha recabado evidencias de que el grupo Estado Islámico utilizó gas mostaza.

El diario alemán Bild reportó el lunes que agentes de inteligencia de BND tomaron muestras de sangre de curdos que resultaron lesionados en enfrentamientos con el Estado Islámico.

La publicación reportó que el jefe de BND, Gerhard Schindler, dijo que la agencia cuenta con "información de que EI utilizó gas mostaza en el norte de Irak".

Schindler señaló al periódico que el gas mostaza fue obtenido, ya sea de viejas reservas iraquís producidas durante el gobierno de Saddam Hussein, o fue producido por EI luego de ocupar la Universidad de Mosul.

Un alto funcionario de inteligencia alemana, hablando bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado a discutir el tema de manera pública, confirmó los comentarios atribuidos a Schindler. Declinó confirmar la recolecta de muestras de sangre por parte de BND o a discutir los métodos de la agencia.

La portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, la comandante Elissa Smith, dijo "pese a que no comentamos en asuntos operativos o de inteligencia debemos aclarar: cualquier uso, por cualquiera de las partes, de una sustancia química como arma de cualquier tipo es un acto aborrecible".

"Dado el presunto comportamiento del Estado Islámico y otros grupos de la región, una indiferencia tal a los estándares y normas internacionales es algo reprobable", dijo Smith.

Activistas denunciaron el mes pasado un ataque del grupo Estado Islámico en la población de Marea, en el norte de Siria, con gas venenoso, aunque no quedó esclarecido si se utilizaron armas químicas.

Médicos Sin Fronteras señaló que se atendió en un hospital manejado por la organización a cuatro pacientes que presentaban síntomas de exposición a agentes químicos en el norte de Siria el pasado 21 de agosto. Dijo que ambos padres y sus dos hijas llegaron al hospital una hora después del ataque, sufriendo de dificultades respiratorias, piel inflamada, ojos rojos y conjuntivitis, síntomas que empeoraron conforme avanzó el día.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Inglaterra, y la organización activista Abu al-Hassan Marea, con sede en Turquía, señalaron que no se ha confirmado de manera independiente si se incluyeron agentes químicos durante los ataques.

___

Los periodistas de Associated Press Will Lester en Washington, y Bassem Mroue en Beirut, contribuyeron con este despacho.