Los venados tenían hambre y se dieron un gran banquete en un cultivo de cáñamo industrial en el sur de Oregon.

Los animales sortearon la cerca de alambre hace un par de semanas y arrasaron con las plantas de cáñamo como si fueran máquinas podadoras, según el periódico Grants Pass Daily Courier (http://is.gd/AsBsHb).

"En términos generales, no creo que (a los venados) les guste el cannabis. Pero les gustó el nuestro, dijo Cliff Thomason, agente de bienes raíces que administra el primer cultivo de cáñamo industrial en Oregon.

Thomason y sus socios en la firma Orhempco plantaron el cultivo en un terreno cerca de la localidad de Murphy.

La compañía cultivaba unas 1.000 plantas en la sección donde ingresaron los venados y Thomason señaló que sólo quedaron 40 de ellas.

El cáñamo industrial tiene un bajo nivel de THC, la sustancia psicoactiva de la marihuana. Kit Doyle, otro de los socios en Orhemco, dijo que el cáñamo industrial es alto en proteínas y quizá por eso los venados se lo comieron.

Orhempco tiene varios cultivos de cáñamo industrial, cada uno plantado en épocas distintas y se encuentran en diferentes etapas de madurez. Doyle señaló que el grupo destinará la cosecha de algunas plantas a la producción de semillas de cáñamo a fin de venderlas.

La tierra es propiedad de la comisionada del condado Josephine, Cherryl Walker, y su esposo, Martin Hill. También es socio el comisionado del condado Fellow, Simon Hare.

Sólo una parte del cultivo está protegido por cercas muy altas necesarias para contener a los venados.

Doyle dijo que la razón por la que algunos cultivos quedaron vulnerables fue debido a la incertidumbre en torno al programa.

Orhempco habría desaparecido si el Senado hubiera aprobado un proyecto de ley en la legislatura de Oregon.

"Queríamos apresurarnos, trabajar en el terreno, y no queríamos gastar mucho dinero", declaró Doyle. "El año entrante, si decidimos cultivar en el mismo lugar, tendremos la infraestructura necesaria", apuntó.