El escritor español Enrique Vila-Matas fue declarado ganador del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2015, tras señalarlo como uno de los autores que más han contribuido a renovar la literatura de Europa y América Latina.

Los seis integrantes del jurado dieron por unanimidad el triunfo a Vila Matas, quien recibirá el galardón el 28 de noviembre durante la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El premio reconoce al conjunto de una obra de creación en cualquier género literario y que está dotado de 150.000 dólares.

"La obra de Vila-Matas cuestiona incesantemente la frágil condición de la literatura y reflexiona sobre sus límites y desafíos en el mundo contemporáneo. Su concepción de la escritura como juego con el lector, en tanto que gestor de la obra, se inscribe en la gran tradición de Cervantes, Sterne y Cortázar", señala el acta del jurado.

"Sus temas principales son el escritor que prefiere no escribir, el texto que reflexiona sobre sí mismo y la escritura como un salto al vacío que pone en riesgo, tanto al autor como al lector. Su obra cautiva por su inteligencia crítica, su humor e ironía", añadió el jurado.

Vía telefónica, Vila-Matas dijo que era un honor ser declarado ganador del premio.

"Yo creo que este premio parece conectado con mis relaciones muy estrechas, creo que de hace un cuarto de siglo, con la literatura latinoamericana", dijo.

Para el autor, "este premio no lo veo tanto como un mérito mío, sino como un regalo muy generoso procedente del país México, país que primero apreció mi literatura".

Dijo que espera que el premio no lo paralice y que le permita trabajar aún más en lo que hace y que sea un estímulo más para su creación.

El escritor dijo trabaja en una nueva novela "por llamarla de alguna forma", porque consideró que siempre se aleja de la novela y acaba acercándose a ella. Sin embargo, no quiso dar detalles del texto, bajo el argumentó que explicar la historia tomaría más de cinco horas.

Señaló que un motor de su literatura ha sido tomar riesgos en cada libro para salir adelante, por ello en su trabajo ha eliminado las fronteras y ha huido de la novela convencional.

"Es ridículo trabajar con un género determinado", dijo y recordó que en El Quijote están mezclados todos los géneros.

Agregó que la globalidad permite que se vea con mayor amplitud el caos, pero añadió que el caos ha existido siempre, al igual que la crisis. Los dos, dijo, están en La Biblia y no vienen de ahora sino de siempre.

"Todo escritor tiene que tener un compromiso con el mundo en el que vive y es evidente que la mayoría de los escritores lo tienen, tanto en la obra, como en ocasiones en la vida política o social. En mi caso estoy naturalmente atento a todo lo que sucede, con la angustia lógica de estar viendo los acontecimientos que estamos viviendo y preguntándonos siempre ¿hasta qué punto nosotros podemos hacer algo?", expresó.

Vila-Matas nació en Barcelona en 1948 y es autor de una extensa obra que ha sido traducida a una treintena de lenguas, en la que destacan Bartleby y compañía (2001), El mal de Montano (2003), Doctor Pasavento (2006), Dublinesca (2010) y Exploradores del abismo (2007).

El jurado estuvo integrado por João Cezar de Castro Rocha, representante de la lengua portuguesa; Ottmar Ette, representante de la lengua española; Joaquín Garrigós, representante de la lengua rumana; Alberto Manguel, representante de la lengua española; Patricia Martínez, representante de la lengua francesa, y Pierre Assouline, representante de la lengua francesa.

El presidente de la FIL, Raúl Padilla López informó que se recibieron 42 candidaturas de 14 países para esta edición del premio.

El ganador de la edición anterior fue el escritor italiano Claudio Magris.