El tipo de talado que hizo de los bosques de Maine un hábitat ideal para el lince canadiense es cosa del pasado, pero los expertos en vida silvestre tratan de recrear lo suficiente como para asegurar el futuro del felino.

El Servicio Nacional de Pesca y Vida Silvestre, como también propietarios privados, colaboran para evitar una declinación del lince en el estado.

El objetivo es producir tramos de bosques de abetos que se asemejen a bosques de árboles navideños, el hábitat preferido para las liebres de que se alimentan los linces, dijo el guardabosques Scott Joachim.

"Se trata de proporcionar el hábitat adecuado para su almuerzo", bromeó.

Maine tiene entre 500 y más de 1.000 linces canadienses.

Un brote de una infección de gusanos del abeto amenazó vastas zonas del bosque y provocó talados en las décadas de 1970 y 1980. El resultado fue un hábitat ideal para las liebres, pero esos bosques están madurando y el talado se ha reducido después de restricciones impuestas en 1989.

La reducción del hábitat causa problemas al lince y a su caza y si no se hace nada, el estado podría perder hasta el 60% del hábitat de la liebre --y el 60% del lince-- en unos 14 años, calcula la Universidad de Maine.

___

David Sharp está en: https://twitter.com/David_Sharp_AP